domingo, 29 de mayo de 2011

El Apocalíptico Safari Kinguiano de Calavera - (Día I, Parte II)




5

Aunque estoy acostumbrado a comer cosas más suculentas, como serpientes rellenas, gusanos a la boloñesa, escarabajos fritos y postres de sesos de mono, debo admitir que las hamburguejas al vapor resultaron ser deliciosas. :D A esa altura estábamos hambrientos, así que dimos cuenta de la deliciosa cena, en el Restaurante Gotham, con un apetito voraz. La comida fue cortesía del Imprudente Pistolero. ¡Gracias de nuevo, Tulio! ;)

Acto seguido, y luego de reposar por unos minutos, mientras hablábamos de uno y otro tema, llegó la hora de las fotos. En la primera, como verán, se notaba la cara de satisfacción que produce un estómago lleno! :D

Tulio Fernández / George Valencia (Calavera)

Luego Tulio decidió sacarme una foto con todas las adquisiciones del Safari Kinguiano (Parte I):

Calavera y su botín del Día I

Al ver mi cara de felicidad, no pudo evitar querer hacerse partícipe del jolgorio FriKing y pidió una foto donde él también apareciera, como constancia para la posteridad de que él también fue protagonista de esa histórica cacería. Sobra decir que se lo merecía! ;D

Calavera, Tulio y el preciado botín

Y para no quedarse atrás, una foto con su adquisición del día, la edición revisada y ampliada de La Torre Oscura I, El Pistolero, de la editorial DeBolsillo y con todas las ilustraciones a color. Si no fuera porque tengo tres ejemplares de LTO I, hubiera comprado ese también. De hecho, sigo con ganas de comprarlo ya que los que tengo tienen las ilustraciones en blanco y negro. :( :P

Tulio y su minúsculo botín... XD

Otra foto mía con dos de las ediciones más valiosas de la tarde:

Calavera y las joyas más exóticas de la jornada

Entonces sucedió lo inesperado…

Debo aclarar que quien atacó primero fue el no tan Imprudente Pistolero. Aunque en ningún momento de la jornada bajé la guardia, luego de comer me relajé un poco y Tulio, aprovechándose de la situación, decidió atacarme. Quizá estaba en sus planes desde el principio, o a lo mejor, al ver todos esos valiosos ejemplares sobre la mesa, se dejó dominar por la tentación de deshacerse de mí y huir con el botín. ¬¬

Cuando menos los esperaba sentí un fortísimo golpe en la cabeza que por poco me hace perder el sentido :( :

¡Tulio ataca!

No obstante, como buen Breaker, reaccioné bastante pronto y, con una rapidez que Tulio no esperaba, posé mis garras en su cuello ahorcándolo con todas mis fuerzas :@ :

¡Calavera responde!

En ese momento, como bien adivinó Bangor, Tulio se llevó la mano derecha a su chaqueta blanca. Supe entonces que se proponía abatirme allí mismo con su revólver, así que me hice a un lado y me puse a buen resguardo. Las balas no se hicieron esperar, ya que había decidido darle de su propia medicina con dos de los revólveres que he ganado en un millar de batallas con los pistoleros. Las detonaciones invadieron el lugar, la gente huía despavorida del colosal enfrentamiento, no obstante lo cual varios quedaron abatidos allí mismo. 19 en total, como bien dijo el representante de Gilead. Supongo que Tulio no esperaba encontrarse con un Breaker conocedor de las armas de los pistoleros, pues pasados unos minutos de sangriento enfrentamiento, durante el cual su escolta permaneció inmutable sin moverse de su asiento, vi que se llevaba una mano a la chaqueta sacando un níveo pañuelo blanco. Lo primero que pensé fue abatirlo de inmediato y castigar su traición, pero entonces recordé los planes de Zarina, así que me mostré de acuerdo en reanudar la tregua. XD

Como muestra de amistad, nos tomamos una foto que diera constancia de que limábamos las asperezas entre los dos:

¡Paz, FriKings!

En ese momento, y luego de intercambiar unas palabras de reconciliación, decidí utilizar el as en la manga, cortesía de la dulce Zarina. Con una sonrisa de circunstancias saqué mi obsequio y se lo entregué de muy buena gana. Tulio, sin saber la terrible y dolorosa muerte que le aguardaba, hizo ademán de recibirlo con una amplia sonrisa :P :

Tulio recibe el ponzoñozo presente de Calavera

Fue entonces cuando un pequeño pilluelo echó al traste todos nuestros planes. Salido de la nada, se apoderó del ejemplar y salió corriendo rápidamente. Pero, como era de esperar, el veneno hizo efecto de inmediato y el pobre quedó tirado en el suelo presa de terribles convulsiones. Una vez desactivado el veneno, Tulio se hizo con el ejemplar y decidió sacarse una foto con sus dos nuevos libros:

Tulio, sus dos trofeos y el libro fantasma

Luego de tomar la foto nos dimos cuenta de que una mano fantasmal había aparecido con un extraño y borroso libro, sabrá Dios de qué autor. ¡Parecía algo salido de una novela de Stephen King! XD

Finalmente, contentos a más no poder por el resultado de esa histórica jornada, salimos del destrozado lugar a esperar el carruaje que vendría a recogerme en cuestión de minutos. Le agradecí a Tulio por su hospitalidad, por su gran ayuda en la cacería y por la deliciosa cena. Tulio se portó de maravilla con este esquelético representante del Algul. :D

En ese momento llegó mi carruaje. Era la hora de la despedida. Saludé respetuosamente a la escolta de Tulio y luego intercambié un abrazo con el emisario de Gilead, prometiéndonos solemnemente repetir el encuentro, esta vez con nuestra querida Zarina. :)

Fue un día que no olvidaré, sin duda alguna. :)

Continuará…




5 comentarios:

Luther dijo...

Hey, esta sí que fue una aventura significativa. Vamos a ver qué cosas sucedieron el siguiente día!!!

✿ Belle ✿ dijo...

jajaja vaya par!!! se ve que aparte del botín y las hamburguesas os llevásteis algo más valioso, una genial amistad! :D

alcorze dijo...

Qué buena crónica de la kdd katetera. Me alegra ver que los amigos de Colombia lo pasaron tan bien.

Calavera dijo...

Luther, de verdad que fue una aventura inolvidable que me encantaría repetir, aunque sea en busca de libros de otro escritor. :D

Belle, en verdad Tulio y yo tenemos un gran lazo de amistad, sobre todo luego de aquella aventura libresca. :)

Al, en efecto no hay como una buena KDD. Espero que la próxima nos acompañe nuestra querida Zarina. ;D

Adrián Granatto dijo...

¡El Tulio! Hicieron desastre en las librerías, che. Lástima que el Tulio no golpeó más fuerte...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...