lunes, 15 de agosto de 2011

Danza Macabra, de Stephen King

Heredero de la gran tradición norteamericana en narrativa de terror, que nace con E.A. Poe y pasa por H.P. Lovecraft, Stephen King ha logrado con sus obras una difusión jamás alcanzada por ningún otro autor en este género, dotándolo de una vitalidad envidiable. Danza Macabra (1981) es un lúcido y divertido ensayo, lleno de referencias a multitud de obras y jugosas anécdotas biográficas, que pretende dar respuesta a la paradoja esencial del aficionado a la ficción de terror: «¿Por qué hay personas dispuestas a pagar a cambio de sentirse extremadamente incómodas?»

Y para abordar tan complejo asunto, King se vale de un doble recorrido, histórico y personal, a través de la literatura y el cine de terror modernos (1950 -1980), «con un par de salidas al margen para explorar las raíces del género». «El buen cuento de horror –reflexiona King– avanza bailando hasta alcanzar el centro de la vida del lector, donde encontrará la puerta secreta a esa estancia que usted creía que nadie más conocía».

Tras sugerir que la ficción de terror remueve los temores sociales más inconfesos, y que está sujeta por tanto a cambios históricos, argumenta a propósito de su pervivencia que «aunque los sueños inquietos del inconsciente colectivo puedan cambiar de década en década, la tubería que se hunde en ese pozo de sueños permanece constante y vital».

«Este libro es únicamente mi paseo por todos los mundos de la fantasía y el horror que me han complacido y aterrorizado», explica su autor, al tiempo que nos recomienda: «vaya mordisqueándolo de vez en cuando o devórelo de cabo a rabo, pero disfrútelo».

25 años tuvieron que pasar para que este libro, un exhaustivo y ameno ensayo sobre el género del terror, viera la luz en castellano. Por azares del destino, y a diferencia de la casi totalidad (si no toda) de la obra de Stephen King, los derechos para la publicación en castellano de Danza Macabra cayeron en las manos de una editorial española bastante exclusiva: Valdemar.

El libro es casi imposible de conseguir fuera de España, y si se consigue es a un alto costo y en librerías más bien especializadas: Restaurant de la Mente en Argentina, y Librería Ghandi en México. A menos, claro, que uno lo consiga en Mercado Libre o algo parecido. Es un libro que con el tiempo se ha convertido en una especie de eslabón perdido para los seguidores de Stephen King de habla hispana. Son muchos los que lo desean, pero pocos los que lo tenemos. :P

Yo tuve la suerte de conseguirlo gracias a que una tía viajó a comienzos de año a Chile y Argentina, y me hizo el gran favor de traérmelo. :)

Primera edición en inglés
Vaya mordisqueándolo de vez en cuando o devórelo de cabo a rabo, pero disfrútelo, nos dice el propio Stephen King, y en efecto lo que pensaba hacer yo era lo primero: ir mordisqueándolo poco a poco, intercalándolo con otras lecturas. No obstante, fue imposible.

Danza Macabra es un manjar exquisito para los amantes del terror en general y para los seguidores de Stephen King en particular. Por decirlo de alguna manera, el libro me cautivó y me dejé llevar por la glotonería. ¿No les ha pasado que una de las partes que más disfrutan de los libros de Stephen King son sus introducciones o sus notas finales? Pues bien, aquí hay una dosis inmensa de eso. La lectura es sumamente amena y el libro, que pensaba degustar a mordiscos, lo terminé devorando.

A lo largo de 600 páginas, Stephen King analiza detalladamente la evolución del género en todos los ámbitos: tebeos, cine, televisión, literatura y radio, mencionando en este último aparte la mítica representación que hizo Orson Wells de La Guerra de los Mundos, en la que toda una ciudad creyó aterrorizada que todo lo que narraban por la radio era real.

Stephen King es un consumado experto en la cultura popular norteamericana, y en Danza Macabra hace gala de un conocimiento y una memoria envidiable al hablar del género del cual es uno de sus representantes contemporáneos más significativos. Poco importa que muchas de las películas y series de televisión que menciona le sean a uno desconocidas (aunque seguro hay unas cuantas que uno ha visto o oído mencionar). King nos lleva por ese paseo de forma tan amena, interesante y divertida que las páginas van pasando a toda velocidad.

Aderezado con múltiples anécdotas personales, King dedica gran parte de las primeras 400 páginas a hablar del terror en el cine, la televisión (a la que llama “la teta de cristal”) y la radio, excepción hecha de un capítulo que él mismo denomina “Una molesta pausa autobiográfica” y de otro, bastante interesante, en el cual habla de tres novelas que son pilares del género del terror, por haber sentado gran parte de la base donde se sustenta el mismo, y de las que han nacido tres de los arquetipos más relevantes: “La Cosa Sin Nombre”, “El Vampiro” y “El Hombre Lobo”. Se trata de Frankenstein, Drácula y El Extraño Caso del Dr. Jekill y Mr. Hyde.

Stephen King

No obstante, es al final cuando de verdad Stephen King se explaya por completo para analizar el terror en la literatura. En el penúltimo capítulo (Ficción de horror), y a lo largo de 180 páginas, el escritor de Maine estudia y disecciona las que para él son 10 de las obras más fundamentales de la literatura de horror.

El orden no tiene importancia, no es un “top ten” ni nada de eso, o sea que el primero no es necesariamente el mejor. Sobra decir que son unos títulos bastantes interesantes. He aquí el listado:

1. Fantasmas, de Peter Straub
2. The Haunting Of Hill House (traducida al castellano como “La Casa Encantada” o “La Guarida”), de Shirley Jackson
3. The House Next Door (probablemente no traducida al castellano), de Ann Rivers Siddons
4. La Semilla del Diablo (El Bebé de Rosemary), de Ira Levin
5. Los Ladrones de Cuerpos, de Jack Finney
6. La Feria de las Tinieblas, de Ray Bradbury)
7. El Hombre Menguante, de Richard Matheson
8. El Muñeco que se Comió a su Madre, de Ramsey Campbell
9. La Niebla, de James Herbert
10. Strange Wine (antología, probablemente no traducida al castellano), de Harlan Ellison


Nueva edición en inglés
Este capítulo sin duda es el que hace las delicias del fanático del género. A pesar de que en mi caso fue así, también descubrí que en él destroza cada obra, haciendo un somero resumen y en ocasiones hasta revelando el final, por lo que mi plan de conseguir los libros luego para leerlos se vio en un brete. De las cuatro primeras obras mencionadas, dos ya las había leído, de una había visto la adaptación cinematográfica y la otra no se ha traducido.

Por ende, hice una pausa, y busqué las demás. De las seis restantes, dos son extremadamente difíciles de conseguir (sobre todo la obra de Campbell) y la última no se traducido tampoco. Total, que sí pude conseguir dos de las otras tres en una biblioteca, leerlas y luego leer el respectivo análisis de las mismas por parte de Stephen King. Se trata de La Feria de las Tinieblas y El Hombre Menguante, novelas que ya reseñé en los últimos días.

La pausa que hice en la lectura de Danza Macabra, que venía leyendo a toda máquina, para leer dichas obras no dejó de ser interesante, y pude comprobar que Stephen King tiene muy buen ojo crítico para juzgar lo que es bueno y lo que no, al menos en su género.

El libro culmina con un capítulo bastante ameno, una especie de último vals en el que hace un recuento de todo lo que ha querido decir a lo largo del libro y que termina siendo un colofón maravilloso para este ensayo indispensable para todo amante del terror. La verdad es que fue un placer “danzar” de la mano del Maestro.

A manera de apéndice, el libro finaliza con un listado de 100 películas y 100 libros que Stephen King considera de especial importancia para el género.

Danza Macabra: un libro muy recomendable. :D

Los dejo con una imagen de “El Entierro de la Sardina”, de Goya, pintura que sirve de portada a la excelente edición en castellano:


 ;)

3 comentarios:

Luther dijo...

Qué buena reseña, George. De verdad que este libro es escencial para los amantes del género.
Creo que sos más impulsivo que yo, porque te acabaste todo ese libro y yo todavía sigo en la parte autobiográfica XD
Tener ese libro supone dar un respiro de alivio. Hemos dado uno de los pasos más difíciles en la colección básica.
Y ni qué decir de las listas finales. En la de los libros está Gabriel García Márquez y Julio Cortázar!!! Yo considero "Cien años de soledad" literatura fantástica. Tiene sus elementos raros. Pero habrá qué ver el porqué de la aparición de "El fin del juego" en ese listado. King tendrá sus motivos ¿no?
Saludos!!!

Sergio Iozzia dijo...

Muy buena entrada calavera, para el año que viene voy a tratar de conseguirlo, este ya tengo todo ocupado :P

Me encanta la imagen de Goya.

alcorze dijo...

Muy buena entrada. Yo tengo Danza Macabra pero he de confesar que no lo he leído. Me da algo de pereza el hacerlo por la temática del propio libro.

Las imágenes de Goya, paisano mío, son buenísimas, solamente por esa portada y la edición ya merece la pena el libro.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...