viernes, 14 de noviembre de 2014

Dune, de Frank Herbert (Historia, análisis y cronología)




Entre finales de 1963 y principios de 1964, serializada en los números de diciembre y enero de la revista de ciencia ficción Astounding Stories, aparecía una novela de un autor no muy conocido cuyo título tampoco era excesivamente prometedor: Dune World (Mundo de Dunas). Sin embargo, su acogida por parte de los lectores fue tan calurosa que animó a su autor a seguir escribiendo la segunda parte de lo que en un principio había proyectado como una tetralogía. The Prophet of Dune (El Profeta de Dune) apareció en la misma revista, serializada en cinco partes, de enero a mayo de 1965. Poco después, las dos partes aparecerían en forma de libro aquel mismo año, reunidas en un solo volumen, bajo el título común de Dune, reduciendo la prevista tetralogía a trilogía.

Acababa de nacer un mito.

Frank Herbert
Frank Herbert apenas era conocido en los círculos iniciáticos de la ciencia ficción. Desde temprana edad se interesó por la escritura, pero en su juventud se dedicó a los oficios más diversos, desde fotógrafo y camarógrafo de TV a presentador de radio, y desde pescador de ostras a analista. No obstante, su pasión era escribir. Comenzó a hacerlo desde los ocho años, y a los veinte ya había publicado sus primeros relatos de aventuras en revistas como Esquire y Startling Stories. En 1956, a la edad de 36 años, apareció su primera novela, The Dragon In The Sea (El Dragón en el Mar), también conocida más tarde como "Under Pressure" (Bajo Presión): un thriller de ciencia ficción mezclado con complejas especulaciones psicológicas, que se desarrollaba en un submarino en plena misión durante una guerra futura.

Pero fue 1965 el año del descubrimiento de Frank Herbert. El mundo entero se maravilló ante la novela que, por primera vez, planteaba de forma completa, racional y convincente, la ecología de todo un mundo completamente distinto al nuestro. Dune obtuvo un éxito fulminante de público y crítica, hasta el punto de obtener los dos principales y más prestigiosos galardones otorgados a novelas de ciencia ficción, los premios Hugo y Nébula, así como el Premio Internacional de Fantasía, que compartiría con otro gran clásico: "Lord of the Flies" (El Señor de las Moscas) de William Golding.

A la maravillosa primera novela, Dune, le siguió El Mesías de Dune, la cual no fue tan bien recibida como la primera, considerada como una pobre sombra de su predecesora por apartarse de la temática de la misma, centrándose más en la religión y la política. No obstante, la tercera novela, Hijos de Dune, retomó la fuerza, atractivo y tono épico de Dune, siendo catalogada por muchos como una novela igual o superior a la primera entrega.

Hasta aquí se cerraba un ciclo en la historia, tal y como lo tenía proyectado el autor, pero los editores no cejaron en su empeño hasta conseguir que Frank Herbert se decidiera a retomar la historia y escribiera una cuarta entrega de su aclamada obra. Lo que Frank Herbert tal vez no llegó a pronosticar fue que su obra terminaría comprendiendo más de una docena de libros (entre los escritos por él y los escritos por su hijo Brian en coautoría con Kevin J. Anderson), y que con el tiempo llegaría a ser considerada como la obra cumbre de la ciencia ficción.




Frank Herbert escribió una veintena de novelas a lo largo de su carrera, pero no hay ninguna duda de que las pertenecientes a la mítica saga del planeta de arena son las más importantes, y por las que es y será recordado en los anales de la literatura.

Dune es un planeta desértico, originalmente llamado Arrakis, sin un solo mar o laguna, donde el agua es el bien más preciado, hasta el punto que llorar un muerto es una muestra de la mayor prodigalidad. Dada la particularidad del planeta, en Dune han evolucionado unas criaturas únicas: los gusanos de arena, unas gigantescas criaturas que alcanzan hasta los trescientos metros de largo, y que viven en las profundidades del desierto. Estas criaturas producen una especia llamada melange, uno de los bienes más codiciados del universo debido, entre otras cosas, a sus propiedades geriátricas, lo que convierte al planeta en centro neurálgico de la galaxia.

Primera edición de Dune
El imperio galáctico está regido por varias Casas, unas menores (que no ejercen tanta influencia) y otras mayores, como lo son la casa Atreides, la casa Harkonnen, personificación de las intrigas que rodean el Imperio,
y la casa Corrino. Cuando comienza la historia, el emperador es un lord de la casa Corrino, el padishah Shaddam Corrino IV, el cual ha decidido quitar la soberanía que sobre el planeta Dune tienen los Harkonnen para entregársela a los Atreides.

Así las cosas, el Duque Leto Atreides, junto con su esposa, Dama Jessica, y su hijo Paul (además de todo su ejército y vasallaje), se mudan de Caladan (su planeta natal, bastante parecido a la Tierra) al desértico planeta. Los Harkonnen y los Atreides son enemigos mortales desde tiempos inmemoriales, razón por la cual la tensión se respira en la historia desde un primer momento.

Un precedente importante en la saga, y al cual se harán frecuentes referencias a lo largo de la historia, habla de que 10.000 años antes del momento en que comienza el relato, cuando la tecnología llegó a un punto portentoso de sofisticación, las “máquinas pensantes” se volvieron contra el hombre y, tras siglos de dominación, surgió una yihad, una guerra santa, en que las máquinas fueron exterminadas. Es por esto que los robots no existen y la tecnología, aunque supremamente avanzada en comparación con la nuestra, se maneja en otro nivel, lo que ha llevado a que diferentes focos de la humanidad busquen la dominación del poder mental, el cual es potenciado por la melange, la codiciada especia…

Uno de estos grupos es la Bene Gesserit, una especie de secta conformada exclusivamente por mujeres que se dedican a dominar este poder mental y a utilizarlo para manipular en su propio beneficio el devenir de los acontecimientos que rodean a las grandes Casas. Estas “reverendas madres” crean proyectos genéticos a través de generaciones enteras en miras a buscar el humano perfecto. El proyecto se les sale de las manos y el mesías que han buscado y temido por siglos termina siendo no una mujer, tal como esperaban, sino un hombre: nada menos que Paul Atreides, el hijo del duque, un adolescente marcado por el destino, dotado de extrañas habilidades, y que estará abocado a convertirse en una mezcla de dictador, mesías y mártir.




No obstante, esta suerte de sinopsis es solo una pobrísima sombra de lo que es un libro que conforma una mezcla impresionante de ciencia ficción, política, religión, filosofía y ecología, todo ello en medio de una red de intrigas palaciegas, traiciones, aventuras, guerras y alianzas, con un ritmo trepidante que no da respiro. Adicional a esto, la prosa de Herbert es subyugante y destila una sabiduría y un manejo de las letras del que pocos escritores pueden alardear. Sus análisis del ser humano en todos los ámbitos por los que campa la obra son de una profundidad pasmosa y denota cuán culto era este escritor nacido en Tacoma, en el estado de Washington (USA).

Mi primer contacto con el universo Dune debe de haber sido hace más de diez años, por el tiempo en que se emitió la miniserie de televisión que adaptaba los tres primeros libros de la serie. No seguí la miniserie completa, pero sí tengo el difuso recuerdo de haber visto al menos un capítulo. Más tarde, mi segundo contacto fue con la canción del cuarto álbum de la banda británica de heavy metal Iron Maiden: Piece of mind. En dicho álbum de 1984 la última canción, titulada “To tame a land”, hace referencia al mundo creado por Frank Herbert. Aunque poco o nada sabía de la historia, sí reconocí palabras como Dune, Arrakis, Muad’Dib, Fremen, entre otras.

Mucho más tarde fue que comencé a ver algunos de los libros de la serie en una de las bibliotecas que solía frecuentar. Recuerdo que los cogía, los hojeaba, leía las sinopsis sin entender nada, y los volvía a poner en la estantería. No obstante, siempre me intrigaron. Me preguntaba qué tal serían y, al ver tantos títulos, cuál sería el orden de lectura.

Entonces a comienzos de 2010, en el foro de la página www.ka-tet-corp.com, mi amigo Eloy Nogueira, del blog El Consultorio del Doctor, publicó algo respecto a la saga, hablando, si mal no recuerdo, de que había terminado el último de los libros que componen la serie. Aproveché la oportunidad para preguntarle al respecto, contándole que llevaba mucho tiempo queriendo comenzar la saga, pero que no tenía idea del orden. Eloy, que a la postre resultó ser un fan acérrimo de la serie, me obsequió con un resumen detallado que desde ese momento me sirvió de guía en mis posteriores lecturas, y que es, palabras más palabras menos, el que reproduzco a continuación.


Brian Herbert y Kevin J. Anderson

Antes de eso, sin embargo, cabe resaltar otra serie de antecedentes para ubicarnos apropiadamente en el contexto de la obra. Como se dijo en un comienzo, ésta comprende libros escritos por Frank Herbert, por un lado, y por su hijo Brian en coautoría con Kevin J. Anderson, por el otro. Cuando Frank Herbert murió, el 11 de febrero de 1986 a la edad de 65 años, había escrito y publicado un total de seis libros de Dune y comenzado a proyectar lo que sería el desenlace definitivo de su opus magnum, conocido generalmente como “Dune 7”. En pocas palabras, Herbert padre murió prematuramente dejando inconclusa una historia seguida por millones de lectores en todo el mundo.

Durante mucho tiempo su hijo Brian Herbert se preguntó, al igual que las legiones de fans, cómo terminaría la historia. De hecho, muchos escritores de ciencia ficción le escribieron consultándole sobre la posibilidad de escribir más novelas ambientadas en el universo Dune, pero, según sus propias palabras, “no encontré la inspiración necesaria para nuevas historias hasta que comencé a hablar con Kevin”. Brian había estado trabajando durante varios años en el libro Dreamer of Dune, una sentida e íntima biografía de su padre (proceso durante el cual releyó cada una de sus obras), tras lo cual su visión cambió de manera significativa, considerando ya seriamente la idea de escribir una continuación con las pocas notas que había podido encontrar para “Dune 7”. Su decisión coincidió con la llegada de una carta de Kevin J. Anderson, en la cual, como sucediera en anteriores ocasiones con otros autores, le sugería la posibilidad de escribir una novela ambientada en el universo creado por su padre, fuera por su propia cuenta o en coautoría con Brian.

Kevin J. Anderson era un escritor de ciencia ficción que había escrito una veintena de novelas (entre ellas varias de Star Wars y Expedientes X), algunas de las cuales le habían hecho acreedor a los premios Nebula, Bram Stocker y el SFX Reader's Choice, lo que realmente es digno de mención. Durante años había soñado con adentrarse en el universo Dune, y tras ponerse en contacto con Brian surgió una empatía, una conexión especial que convirtió la posibilidad de una continuación en una certeza. Tras hablarlo en profundidad, se dieron cuenta que antes de acometer la redacción de un proyecto tan ambicioso como “Dune 7”, había que fijar prioridades y completar buena parte del trabajo. Como reza la nota introductoria de Cazadores de Dune, “no solo poner la base para la novela, sino volver a introducir a los que ya conocían la saga y a una nueva generación de lectores en el increíble e imaginativo universo de Dune”.

Justamente cuando la decisión de poner manos a la obra estaba tomada, sucedió uno de los sucesos más significativos de la historia de la literatura: Brian Herbert, junto con el fiscal del estado que había quedado a cargo de algunas de las pertenencias de Herbert padre, hallaron dos cajas de seguridad de su propiedad. En su interior encontraron cientos y cientos de folios, llenos de notas, esquemas y epígrafes, además de dos antiguos disquetes con la etiqueta “Esquema Dune 7” y “Notas Dune 7”, respectivamente, y en los que describía con completa exactitud hacia donde quería llevar la historia y la manera en que quería que finalizara.

La verdad es que parece algo salido de un thriller, y de más está decir que ambos escritores acometieron el inicio de su proyecto con renovados bríos.

Fue así como, antes de la publicación del esperado desenlace de la saga original, vieron la luz dos trilogías: Preludio a Dune, ubicada cronológicamente treinta años antes del primer libro, y Leyendas de Dune, que narra los hechos acaecidos 10.000 años antes, donde las máquinas pensantes fueron exterminadas.

En este punto, teniendo ya un panorama más amplio, le echaremos un vistazo al listado de libros que componen la serie, además del lugar que ocupa cada uno en el mapa general, esperando que sirva de guía tanto para los nuevos lectores como para los que recién se han adentrado en la lectura de esta maravillosa obra.

La saga original, escrita por Frank Herbert, está formada por seis libros, a los que generalmente se les da el título global de CRÓNICAS DE DUNE:

  • Dune (1966)
  • Mesías de Dune (1969)
  • Hijos de Dune (1976)
  • Dios Emperador de Dune (1981)
  • Herejes de Dune (1984)
  • Casa Capitular Dune (1985)

Poco más de una década después de su muerte, su hijo Brian Herbert, junto a Kevin J. Anderson, abrieron las puertas a una nueva etapa en la serie con una trilogía que abarca unos treinta años antes de Dune. Va desde la adolescencia de Leto Atreides hasta el nacimiento de Paul, y su título general es PRELUDIO A DUNE:

  • La Casa Atreides (1999)
  • La Casa Harkonnen (2000)
  • La Casa Corrino (2001)

Tras la publicación de esta primera trilogía, vio la luz una trilogía más en la que se narraban los hechos que sirven de base para todo este universo. Está ubicada cronológicamente 10.000 años antes de Dune, y trata sobre la guerra santa contra las Máquinas Pensantes. Su título es LEYENDAS DE DUNE:

  • La Yihad Butleriana (2002)
  • La Cruzada de las Máquinas (2003)
  • La Batalla de Corrin (2004)

Finalmente, tras casi una década de trabajo conjunto y luego de seis libros, Brian y Kevin acometieron la escritura de, quizá, uno de los finales más esperados en la historia de la literatura y seguramente de la ciencia ficción: el desenlace de la saga original, Crónicas de Dune: el legendario Dune 7. El mismo, dada su extensión, fue dividido en dos libros:

  • Cazadores de Dune (2006)
  • Gusanos de Arena de Dune (2007)





Cuando a finales de los noventa los fans de la serie se enteraron de que el hijo de Frank Herbert planeaba continuar con el legado de su padre, hubo muchos comentarios en contra. Gran parte del público prefería dejar la historia como estaba, aunque ésta se hallase inconclusa, temiendo que su hijo pudiese estropearla de alguna manera. Los fans más radicales llegaron a exponerles abiertamente su deseo de que tales libros no fuesen publicados.

No obstante, a la postre todos estos prejuicios resultaron infundados. Tal como cuenta Brian en una entrevista concedida a Dwight Pavlovic del portal Dune Forum, “(…) subsecuentemente, recibimos multitud de cartas de disculpas de esos mismos fans tras la lectura de nuestro primer libro, Dune, La Casa Atreides, expresándonos que habíamos conseguido ganarnos el respeto aún de nuestros más severos críticos. (…) El apoyo de los fans ha sido alentador, y nos ha energizado para continuar la serie. Una y otra vez, los fans están agradeciéndonos por escribir nuevas historias. Las ventas han sido tremendas y las reseñas excelentes…”

En efecto, no solo las ventas de sus libros fueron buenísimas, sino que también la demanda por los libros originales de la saga creció exponencialmente, granjeándose, tal como esperaban, a nuevos fans apasionados por la serie.

Ahora bien, ¿cómo leer esta considerable cantidad de libros?

Tal como me dijo Eloy desde un comienzo, lo ideal es hacerlo por orden de publicación. Obviamente, los primeros seis libros de Crónicas de Dune van en primer lugar, pero habiéndolos leído, realmente es aconsejable leer las trilogías Leyendas y Preludios antes de acometer la lectura de los dos últimos libros de las Crónicas. Es decir, “Dune 7”. ¿Por qué? Bueno, la misma pregunta le hice a Eloy a comienzos de este año tras haber leído los mencionados seis libros. El final de Casa Capitular Dune me había dejado con ganas de seguir cuanto antes con Cazadores de Dune. Pero, según sus propias palabras, en este desenlace ocurren hechos y aparecen personajes relacionados con Leyendas de Dune que si bien pueden leerse sin problemas, no tendrán tanta relevancia para nosotros como la tendría si leemos antes dicha trilogía.

Resultado: decidí hacerle caso. Hace unos días terminé La Yihad Butleriana (primer libro de Leyendas) y, aparte de darme cuenta de que realmente Brian y compañía hicieron un trabajo formidable, también descubrí que mi amigo tenía razón. Eso sí, es probable que la “trilogía de las Casas” (Preludio a Dune) la deje para el final. Mi curiosidad por Dune 7 no aguanta tanto…

Este artículo sobrepasará, para mi sorpresa, las tres mil palabras, y mi combustible comienza agotarse… No sé si me haya hecho entender en estos últimos párrafos, pero no se preocupen, lo mismo me pasó a mí al comienzo. A veces me embrollaba, y debía volver a consultar la guía de Eloy, que conservaba en un archivo de Word, para saber bien cuál era el paso siguiente.

Aun así, a riesgo de “espantar” a los nuevos lectores, no puedo terminar esta entrada sin mencionar que esto no acaba aquí, que todavía hay más libros de Dune, y para rato. Si catorce libros les parece una cifra intimidante, no sé qué sentirán cuando sepan lo que les voy a contar a continuación.

Tras la finalización de esta seguidilla de nuevos ciclos en la historia, los Preludios a Dune y las Leyendas de Dune, además de la culminación de la saga original, tal parece que Brian y Kevin han descubierto que sigue habiendo más historias por contar, algunas de ellas situadas cronológicamente entre las novelas que escribió Frank Herbert. En este punto es donde se abre el debate acerca de si realmente esto no se está convirtiendo en un exprimir de la franquicia, en una “gallina de los huevos de oro”, o si realmente estos trabajos conservan la calidad de sus predecesores. En todo caso, los fans más acérrimos estarán contentos con estas nuevas ramificaciones. Eso sí, para bien o para mal, estas nuevas novelas no están publicadas en castellano, y tal parece que no existen planes próximos para su traducción. No obstante, dejo constancia en esta entrada con el fin de que sea lo más completa posible.

Me tomo la libertad de citar nuevamente a mi amigo Eloy, cuya explicación no podría haber sido más clara:

«Sobre los que no se han traducido, hay dos trilogías. Una, en realidad es una tetralogía, titulada "Heroes of Dune", de la que se han publicado dos: Paul of Dune, que va entre Dune y Mesías de Dune; y Winds of Dune, que va entre Mesías de Dune e Hijos de Dune. No obstante, esta serie no tuvo mucho éxito y de momento está en suspenso.

Luego está la trilogía "Sisterhood of Dune", que arranca 83 años después del final de la guerra contra las máquinas pensantes y va sobre la formación de las grandes instituciones de Dune: la Bene Gesserit, los Mentats, la Cofradía Espacial, etc. El primero se titula precisamente así, Sisterhood of Dune, y este mismo año se publicó el siguiente, Mentats of Dune, que parece que gustó…, pero sin noticias de que los traduzcan.»




Esto ya suma dieciocho libros, pero como siempre digo a quien me pregunta por la saga (de la cual solo puedo hablar con inagotable entusiasmo), basta con leer el primero, el clásico Dune, de 1966. Este libro es de por sí uno de los mejores libros que he leído en mi vida, es hasta cierto punto autoconcluyente, y deja al lector en lo alto de un clímax impresionante. Ya en ese punto quedará en decisión del lector si vale la pena  o no ahondar más en ese universo. En mi caso, fue una lectura que me subyugó, y ahora, cuatro años después, habiendo leído siete libros, sigo con ganas de más…

Los dejo con  mi colección de la saga, a la cual solo le faltan los tres libros de Preludios para estar completa: 



Y para terminar, To tame a land, el épico tema que sobre Dune compuso Iron Maiden, y que cierra su álbum Piece of Mind. Yo, la verdad, cada vez que lo escucho me entran ganas de sumergirme de nuevo en este apasionante universo… 




EDITO: A finales de 2015, un año después de la publicación de este artículo, pude completar finalmente la colección. :)











10 comentarios:

Oscar dijo...

Entonces hay que leer primero la saga original, después la trilogía de la guerra contra las máquinas, luego la trilogía de las casas y finalmente los dos últimos libros de la saga. ¿No?

Calavera dijo...

Exactamente, Oscar! ;)

Aunque, la verdad, creo que me voy a saltar la trilogía de las Casas para poder leer el final antes. Ahora estoy con la trilogía de la yihad, la guerra contra las máquinas pensantes, y luego seguiré finalmente con los tomos 7 y 8 de Crónicas. :)

Otra opción, también, es leerlo en orden de publicación. Es decir, tal como lo describiste, pero cambiando el orden de las trilogías: primero las Casas y luego la Yihad.

Saludos y gracias por pasar y comentar!

Juan Esteban Bassagaisteguy dijo...

Excelente reseña, Calavera.
No he leído ningún libro de la saga, pero la pasión que ponés en tus letras hace que me pique el «bichito» de la curiosidad. Veremos...
Gran info sobre Frank, Brian y Anderson. Se agradece.
Y, como siempre, es muy bueno leerte.
¡Saludos!

Diego Antonio Zavaleta Zeballos dijo...

Wow amigo que bien escribes, estoy enganchadisimo con el primer libro "Dune" y con tu reseña me dan ganas de acabarlos todos muchas gracias

Calavera dijo...

Muchas gracias por pasar a leer y comentar.

Me alegra que les gustara la entrada, y espero que se animen a leerlos.

Saludos! ;)

Buitre023 dijo...

Hola Calavera! la verdad que me encantó tu entrada!!
Te cuento lo que me pasó con DUNE, leí el primero de la saga original y la verdad que es tremendo libro, está entre mis favoritos. En cuanto lo terminé salí corriendo a ver si encontraba el segundo (Mesías de Dune). Tuve bastante trabajo para encontrarlo, hasta que por fin lo encontré en una librería de libros usados, de todas formas estaba en buenas condiciones.
Lo empecé a leer y me lleve tremenda sorpresa al ver que no continuaba el final del anterior. Lo sentía totalmente diferente, hasta me perdí en la historia, se me hizo pesada, difícil de llevar... Y lo abandoné antes de llegar a la mitad del libro, estaba bastante indignado!
En tu entrada leí que el tercero es considerado tan bueno como el primero... y eso es decir mucho! Cuál es tu opinión personal de Mesías de Dune? Si lo paso por alto y retomo la lectura en el tercero, pierdo mucho?
Saludos y felicitaciones por tu blog!!!!

Calavera dijo...

Buitre023, en primer lugar muchas gracias por pasar y comentar. Me alegra que te haya gustado la entrada y el blog en general.

Sobre la cuestión que me planteas, efectivamente "Mesías de Dune" trascurre doce años después del final de la primera novela, "Dune". Es cierto que tiene un registro diferente, de hecho es muchísimo más corta y liviana, por decirlo así. Está lejos de ser tan compleja y profunda como el primer libro, pero a mí en general me gustó. Tal vez si le das otra oportunidad... Por cierto, el final me gustó mucho, está lleno de giros que te dejan de pieza...

Lo que sí te puedo decir es que no es bueno que te saltes ningún libro. No hay duda de que Dune, como serie, tiene unos libros más espesos que otros. Es una saga densa por momentos por su complejidad y por todo lo que Herbert padre parece querer expresar, pero siempre le he encontrado un atractivo especial que al final me deja satisfecho tras cada lectura (por densa que sea).

Espero que le des otra oportunidad a "Mesías de Dune", y espero saber cómo fue la experiencia.

Saludos!!

Anónimo dijo...

Hola. Acabo de descubrir tu blog. Muy bueno por cierto. Hace unos días acabé de leer el primer libro de Dune. Yo sabía que era una saga (me recuerda a la saga de Ender: el primer libro es muy bueno y se puede leer de forma autoconclusiva. Y en ambas sagas por lo que he leído bajan algo el nivel). Veo que tú te has leído todos los libros de Dune y eso es todo un logro. Yo aún estoy decidiendo si empezar el segundo o darme un tiempo para volver a retomarlo. Un saludo y sigue así. Te has ganado un seguidor

Anónimo dijo...

Hola! Sabés que no puedo leerlo del todo, las imágenes de los costados interfieren.

Por favor, si podrías arreglarlo sería genial, ya que me quede muy intrigado! Gracias <3

Calavera dijo...

Muchas gracias por sus comentarios, amigos!!

El Blog de Calavera vuelve a lucir como siempre. Que se joda Photobucket.

Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...