viernes, 18 de noviembre de 2016

Canción de Hielo y Fuego, la Precuela: El Caballero de los Siete Reinos, de George R.R. Martin

“Cien años antes de Juego de tronos… llega por fin la precuela de la aclamada Canción de hielo y fuego...

Doscientos años después de la Conquista, la dinastía Targaryen vive su apogeo. Los Siete Reinos de Poniente atraviesan un momento de relativa paz en los últimos años del reinado del buen rey Daeron. Es con este escenario como telón de fondo que Dunk, un muchacho pobre del Lecho de Pulgas, tiene una oportunidad única: dejar su vida miserable y convertirse en el escudero de un auténtico caballero.

Pronto, el caballero muere y Dunk decide tomar su lugar y hacer historia en el torneo de Vado Ceniza. Es aquí donde conoce a Egg, un niño de diez años, tímido y enjuto, quien en realidad es mucho más de lo que parece ser. Dunk acepta a Egg como su escudero y juntos viajan por Poniente en busca de trabajo y aventuras. Una gran amistad nace entre ellos, una amistad para toda la vida, incluso cuando, años más tarde, ambos tendrán un papel fundamental en la estructura de poder de los Siete Reinos.

Los tres relatos que conforman El caballero de los Siete Reinos nos sumergirán en un mundo más amable que el de Juego de tronos, pero que ya nos muestra la génesis de los acontecimientos sangrientos, alucinantes e inesperados de las generaciones futuras. Llenas de torneos y parafernalia medieval, romance y aventura, estas son historias con un aire de heroico esplendor y delirio inocente, ubicadas en el largo otoño del mundo varias décadas antes de que los Stark comenzaran a declarar «Se acerca el invierno» y de que el mundo se convirtiera en un lugar oscuro y sin escrúpulos. Al final de este volumen se abrirán más posibilidades en el bello y complejo universo de la Canción de hielo y fuego, que nos dejará en vilo hasta la entrega de los últimos relatos de esta precuela.”

No hay duda de que Canción de Hielo y Fuego es una de las grandes sagas de la literatura universal. En mi opinión, la más colosal y ambiciosa jamás escrita. Aunque es fácil encajarla dentro del género de la fantasía épica, la obra de Martin tiene de todo: fantasía, terror, drama, acción, aventura y una gran dosis de batallas, traiciones y conspiraciones palaciegas en la línea de las clásicas historias medievales. De hecho, en su primer volumen, Juego de tronos, la magia, lo desconocido y lo sobrenatural prácticamente están en un segundo plano.

Más tarde habrá magia, hechizos y maldiciones, seres oscuros y dragones, pero es un hecho que Canción de Hielo y Fuego sienta sus pilares más sobresalientes en la disputa del poder, representado en la historia por las grandes casas que luchan por el codiciado Trono de Hierro que rige los Siete Reinos, para lo cual el autor se ha inspirado en la historia medieval, especialmente en la Guerra de las Dos Rosas, la guerra civil que en el siglo XV enfrentó a la Casas Lancaster y York en una pugna por el trono de Inglaterra.

He tenido la fortuna de leer los cinco libros publicados hasta el momento, de un estimado de siete (toco madera para que el sexto llegue más pronto que tarde y para que mi tocayo viva lo suficiente para terminar lo que empezó), y todos en su momento han sido reseñados en este blog. No está de más, ya que estamos, hacerle la invitación al lector de este blog para que, si gusta, le eche una lectura a las referidas reseñas siguiendo los siguientes links:


Ahora bien, la publicación del libro que nos compete en esta reseña, El Caballero de los Siete Reinos, fue una gran noticia para todos los que hemos venido siguiendo de cerca el desarrollo de la historia (sea a través de los libros o de la exitosa serie de televisión emitida por el canal HBO). Es, de alguna manera, un aliciente para la larga espera que significa aguardar a que nuestro querido George R.R. Martin escriba, corrija, edite y publique las sucesivas entregas. Esperas que cada vez se hacen más largas…


George R.R. Martin


El libro está compuesto por tres novelas cortas, cada una de poco más de un centenar de páginas, protagonizadas por dos individuos bastante particulares: Dunk, un muchacho huérfano que se crio en el Lecho de Pulgas de Desembarco del Rey y que sueña con convertirse en un auténtico caballero; y Egg (“Huevo”), un niño de diez años que está dispuesto a cumplir las funciones de escudero del novato caballero. Juntos viajan por Poniente en busca de aventuras y de señores honorables a los cuales prestar su servicio.

Aunque estamos ante una serie de historias más amigables que las de Juego de Tronos, en estas tres novelas cortas no faltan las batallas, las traiciones, las muertes y los actos heroicos. Y a pesar de que la acción toma lugar cien años antes del inicio de la saga, en lo personal fue todo un placer volver a Poniente, a los Siete Reinos, y toparse con ese gran marco de fondo al cual estamos acostumbrados.

El caballero errante: La historia comienza durante el reinado de Daeron II Targaryen, noventa años antes de los eventos transcurridos en Juego de Tronos. Cuenta la historia de cómo Dunk se convirtió en un caballero errante y conoció a su escudero, un joven llamado Egg, quien resulta ser más de lo que aparenta. Más adelante narra los eventos acaecidos en el Torneo de Vado Ceniza, en el que Dunk debuta como competidor en las justas, y que termina con un poco común juicio por combate con media realeza involucrada.” Fue la historia que más disfruté de las tres. Recuerda en cierta medida el clásico relato del joven que surge de la nada para emprender un camino desconocido que finalmente lo lleva a convertirse en héroe. En este caso no llega tan lejos, pero sí es genial ver a Dunk y a Egg —humildes, errantes y con lo que llevan encima como única pertenencia— codeándose con la realeza e involucrados en lizas contra legendarios caballeros. Además, la dupla que conforma este par de chicos dispares da pie a situaciones bastante cómicas, lo que hace la lectura divertida además de interesante.

La espada leal: “Los Siete Reinos están en un estado de caos. Una plaga devastadora, la Gran Epidemia Primaveral, se ha llevado a cientos de miles de personas, incluido el rey, pasando a ser ocupado el trono por su hermano Aerys I Targaryen. En esta historia, con el trasfondo de la Primera rebelión de Fuegoscuro, la ancestral Casa Osgrey es condenada a vivir de la caridad en un aislado torreón. Su vecina, Lady Rohanne de la Casa Webber, asola sus tierras provocando una gran sequía. Dunk y su escudero Egg viajan por las tierras del Dominio, y se convierten en espadas leales de Ser Eustace Osgrey, para más adelante tratar de solucionar el conflicto ocasionado entre ambas casas.” Fue tal vez el relato más ligero de los tres. Tras las emociones vividas en El caballero errante, los sucesos narrados en La espada leal resultan menos… trascendentales, por decirlo de alguna manera, no obstante lo cual la historia cuenta con no pocas sorpresas y giros inesperados, escenas cómicas y tensas a partes iguales, un desenlace bastante curioso y personajes muy bien dibujados, tal y como nos tiene acostumbrados George R.R. Martin.  

El caballero misterioso: “Los Siete Reinos gozan de un período de paz, pero hay cierta inquietud bajo el rey Aerys I y su Mano, Lord Brynden Ríos. Hombres del Hierro están atracando en la costa oeste, y hay rumores recientes de que se avecina una nueva amenaza de los Pretendientes Fuegoscuro. Dunk y Egg están viajando al norte desde Tiesa con esperanzas de ver el Muro, pero les llega la noticia de que va a celebrarse un torneo en Murosblancos. La celebración de la boda y el torneo se convierte en el pretexto para que se inicie la Segunda Rebelión Fuegoscuro, donde se habían reunido muchos de los seguidores del dragón negro.” En esta tercera y última historia Dunk y Egg se ven nuevamente envueltos en lizas y contiendas, otra vez en medio de caballeros y grandes señores. En esta ocasión es el castillo de Muros Blancos el escenario de un torneo en el que convergen personajes de todo tipo, cada uno con sus propias motivaciones. Aunque se trate de un relato de mayor calibre que el anterior, la verdad es que Martin tarda mucho en poner la carne en el asador, extendiéndose en decenas de páginas en que no pasa nada realmente relevante. No obstante, el desenlace es bastante interesante y sirve de muestra de lo que vendrá décadas más tarde en la historia de Poniente.

En suma, un libro con una calidad narrativa incuestionable, que todo fan de la saga no puede dejar de leer. El caballero de los Siete Reinos es una lectura amena, entretenida e interesante. A pesar de que los escenarios y personajes no son aquellos a los que estamos acostumbrados por los cinco volúmenes de la saga y las seis temporadas de la serie de televisión, de verdad resulta gratificante visitar los Siete Reinos, ver en escena a la realeza Targaryen y ser testigo de todo lo que conllevan las clásicas justas, todo a través de una perspectiva más humilde como lo es la de Dunk y Egg. Aquí pasamos de presenciar las vivencias de reyes y reinas, príncipes y damiselas, a seguir de cerca un humilde caballero errante y a su peculiar escudero.

Existe una hermosa edición en inglés, en tapa dura con sobrecubierta, y con ilustraciones en blanco y negro a cargo de Gary Gainni:






La intención de Martin ha sido continuar con esta serie de historias de Dunk y Egg, y parece ser que existen varias en planificación, pero hasta el momento ninguna otra se ha concretado.

Cabe anotar también que las dos primeras historias contenidas en este libro fueron adaptadas al cómic, los cuales fueron publicados en castellano por el sello DeBolsillo de la editorial Penguin Random House. Lastimosamente no se consiguen en nuestro país, pero yo he sido afortunado: uno lo conseguí en Argentina y el otro lo recibí hace poco como obsequio de un amigo:





Saludos!


Nota: Las breves sinopsis de las tres novelas cortas fueron extraídas de Wikipedia. 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...