martes, 21 de marzo de 2017

La última salida, de Federico Axat (Reseña)

Sinopsis: “Ted es rico y tiene una familia perfecta, una esposa y dos hijas adorables. Nadie podría imaginar el motivo que lo ha llevado a tomar la drástica decisión de quitarse la vida. Cuando oye sonar el timbre una y otra vez, su primera reacción es ignorarlo y apretar el gatillo de una vez por todas. Pero entonces descubre una nota escondida entre sus cosas; una nota con su caligrafía que no recuerda haber escrito: «Abre la puerta. Es tu última salida». Al otro lado de la puerta encuentra a un desconocido llamado Lynch, que no sólo sabe lo que Ted está a punto de hacer, sino que le hace una propuesta difícil de rechazar: un plan para evitar que su familia sufra ante las consecuencias devastadoras de un suicidio.

Ted acepta sin imaginar que la nota en el escritorio y la oferta de Lynch son apenas el comienzo de un juego macabro de manipulaciones. Alguien ha sembrado un camino de migas de pan que Ted irá recogiendo. Alguien que lo conoce mejor que nadie, que lo hará dudar de sus propias motivaciones y también de las personas que lo rodean.

¿Quién maneja los hilos desde las sombras?
A veces sólo podemos confiar en nosotros mismos.
Y, en ocasiones, ni siquiera eso…”

Segunda novela que leo de Federico Axat. La anterior, ya reseñada en este blog, había sido El pantano de las mariposas. Como conté en su momento, fueron muchos los años esperando leer la obra de este escritor argentino. Sus novelas siempre fueron bien referenciadas por nuestros amigos en común, pero incluso en Argentina sus libros eran difíciles de conseguir, por lo que no hubo más remedio que esperar durante todo este tiempo. Ese fue el caso de Benjamin, su ópera prima, y de la mencionada novela El pantano de las mariposas, que nunca llegaron.

Edición alemana
Sin embargo, La última salida es otro cantar. Aunque lo cosechado con anterioridad estaba lejos de ser poca cosa, no hay duda de que la tercera novela de Federico Axat ha sido el gran éxito que el autor estaba esperando: en un corto periodo de tiempo la novela ha sido traducida a más de una veintena de idiomas, siendo lanzada en simultáneo en ambos lados del charco, y sus derechos ya han sido vendidos para una próxima producción de Hollywood que adaptará la obra al séptimo arte. Los comentarios positivos llueven desde todas partes, y no han sido pocos los artículos aparecidos en diarios y revistas de diferentes partes del mundo.

Con toda esta antesala, la verdad es que ya era justo que la obra de Axat llegara a Colombia. Fue por ello que resultó una sorpresa bastante grata verlo por primera vez en la vitrina de la Librería Nacional, en un centro comercial de la ciudad de Medellín. Al día siguiente consulté en la página web, y para sorpresa mía también estaba El pantano de las mariposas, encima con un 20% de descuento solo por ese día. Doble alegría. Muy pronto estuvieron en mi biblioteca… :)

Al mejor estilo de las muñecas rusas, las conocidas matrioskas o mamushkas, La última salida es un thriller trepidante que se va descubriendo poco a poco a sí mismo, como una historia dentro de una historia dentro de una historia… El comienzo no podía ser más contundente. Como lo dice el propio Federico en una entrevista, con esta novela quería hacer todo lo contrario a lo realizado con El pantano de las mariposas, donde es un sorprendente giro final el que te asesta el golpe de gracia. Aquí, por el contrario, tenemos a un hombre a punto de suicidarse que de pronto escucha sonar el timbre de la puerta. ¡Tremendo comienzo! Ted McKay se siente incapaz de terminar con su vida con alguien incordiándole en la puerta de entrada, de manera que decide ir a ver quién es la persona que ha osado interrumpirle en tan trascendental momento. Allí se encuentra a Lynch, un hombre que no solo sabe perfectamente lo que está a punto de hacer, sino que además le ofrece una salida mucho más razonable con el fin de evitar que su familia sufra ante la terrible verdad.

Federico Axat
Ted acepta la propuesta de Lynch, y es allí donde comienza el verdadero juego. Un juego que más parece un laberinto del cual será más difícil hallar escapatoria a medida que la historia avanza. Cada nuevo descubrimiento, donde junto con Ted vamos desenredando poco a poco la madeja, solo es el comienzo de nuevas intrigas, de nuevos enigmas que parecen no tener fin.

Más tarde conocemos a Laura Hill, la terapeuta de Ted, quien termina siendo la confidente de las intrincadas situaciones en que se ha visto envuelto nuestro protagonista. A lo largo de varias sesiones, Ted trata de encontrarle sentido a la situación, y Laura irá llevando a su paciente en la que cree que es la dirección correcta… Es allí donde iremos conociendo más de la vida de Ted, de su trabajo, de su familia, de su pasado, y de las razones por las cuales ha tomado la decisión de suicidarse…

Es imposible adelantar más de la novela, imposible ser más específico acerca de su argumento, pues es mejor que el lector vaya descubriendo las sucesivas “matrioskas” por su propia cuenta. La última salida es una caja de sorpresas, es un laberinto en espiral en el cual nunca estás seguro de si te estás acercando a la salida o si, por el contrario, te estás adentrando más en él. Cada capítulo parece generarte más preguntas, y cuando termina la primera parte y comienza la segunda, llegas a la conclusión de que aún no sabes nada de nada y de que la cosa apenas empieza. La verdad es que nunca logras anticiparte a lo que vendrá más adelante…

Las 542 páginas que componen el libro se me fueron en un santiamén. Lo leí ya en las postrimerías de 2016, terminándolo el 1º de enero de 2017, tras varias jornadas maratónicas en que literalmente no lo podía soltar. Su lectura es bastante ágil, con capítulos cortos que se van sucediendo uno tras otro sin apenas darte cuenta. Nada más el último día debo de haber leído más de un centenar de páginas en una sola sentada. No veía la hora de desentrañar el enigma y conocer el desenlace de todo.




La última salida colmó las expectativas con creces y le hizo honor a la fama que lo venía precediendo. Es un registro completamente opuesto al de El pantano de las mariposas, la cual es una novela más intimista, con ese toque nostálgico y misterioso.


Debo decir que me alegro mucho por Federico, con quien siento cierta cercanía; definitivamente merece todos los triunfos y los elogios que está cosechando. Son el fruto de un trabajo duro y dedicado, y de una pasión ilimitada por lo que hace. Ya quiero ver esa adaptación cinematográfica. Si es tan buena como la novela, entonces va a ser fantástica.





No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...