viernes, 21 de abril de 2017

Demonio de libro, de Clive Barker (Reseña)

Sinopsis: “Esta escalofriante novela, en la que un demonio medieval se dirige directamente al lector con tono mortífero unas veces y seductor otras, es una autobiografía nunca antes publicada que fue escrita en el año 1438. El demonio se ha introducido en las mismísimas palabras de esta historia de terror y ha convertido el libro en un objeto peligroso y lleno de amenazas con la intención de liberarse y ejercer su poder. El relato del señor B., un brillante y realmente perturbador tour de force de lo sobrenatural, conduce al lector a un íntimo y revelador viaje para descubrir la espeluznante verdad sobre la batalla entre el Bien y el Mal.”

Publicada en 2007 con el título de Mister B. Gone, esta es una de las novelas más recientes de Clive Barker, y haciendo un pequeño recuento (aunque me falta poco para completar mi colección de este autor) me he dado cuenta de que apenas es la tercera novela suya que leo. Las anteriores, ya reseñadas en este blog, fueron Hellraiser, El ladrón de días y Cabal. Aparte de eso, todo lo que había leído eran sus colecciones de relatos Books of Blood, de los cuales llevo cuatro de los cinco libros que la componen (en la edición que yo tengo al menos).  

Aunque indudablemente sus relatos cortos son una obra maestra del terror, y los que en definitiva sirvieron para catapultarlo a la fama y hacerlo acreedor a todo tipo de elogios (entre ellos el más conocido el del mismo Stephen King), Hellraiser, El ladrón de días y Cabal tampoco me defraudaron. La primera, novela en que se basó la película de culto, está bastante bien. La segunda, una historia con un tinte más infantil/juvenil, me agradó especialmente por su originalidad y desarrollo, aderezado además por el delicioso acompañamiento de las ilustraciones del propio Barker. Y Cabal me encantó. Todo un clásico, tanto en la literatura como en el cine de terror. En suma, tres gratas experiencias en el terreno novelístico fuera del apabullante derroche de creatividad y maestría que despiden sus relatos. 




Demonio de libro estuvo esperando en mi biblioteca exactamente tres años y medio. Fue pasando el tiempo y por alguna razón no me llamaba mucho la atención, de modo que otras lecturas le fueron “quitando el turno”. Tras una serie de lecturas que iban más por otros derroteros, decidí volver al género del terror dándole la oportunidad a este libro al que había hecho esperar por tanto tiempo.

En la novela un demonio medieval le habla al lector a través de las páginas del libro, indicándole en un principio que no lea, que queme cuanto antes el ejemplar que tiene en sus manos si no quiere quedar condenado. Tras la "negativa" natural del lector a abandonar las páginas, el demonio que reside en la novela procede a narrar gran parte de su vida, comenzando con su salida del octavo o noveno círculo del infierno, y las razones que lo han llevado, tras una serie de vicisitudes bastante curiosas, a terminar "encerrado" de esa manera…




La verdad, cruda y dura, es que este libro me defraudó por completo. En ningún momento le encontré sentido a sus 250 páginas. Se me hizo sin sentido, aburrido, sin un argumento que me llevara a seguir adelante. Una serie de hechos medio inconexos que no guardan ese móvil que les da sentido, no suscita las preguntas que uno espera que sean respondidas. Lo he leído casi como un compromiso para conmigo y por respeto para con el autor, a quien admiro mucho. Prácticamente lo tragué sin masticar, sin apenas digerirlo, pues una vez me di cuenta de que distaba mucho del viejo Barker, me propuse leerlo tan rápido como pudiera para así poder continuar con otra lectura que ya tenía programada para aprovechar las vacaciones de Semana Santa…

No sé si estoy siendo excesivamente duro con el libro (sé de algunos amigos a quienes les ha gustado). La verdad es que, por alguna razón, no tenía altas expectativas, y tras terminar sentí que ni siquiera llenó las pocas que tenía. Es bien conocida la creatividad inagotable de Barker, pero con Demonio de libro definitivamente nunca entendí cuál fue el propósito del autor, qué quería expresar, cuál era el argumento o finalidad principal de su historia…

Es cierto que los segmentos en que el demonio se dirige al lector son, en mi opinión, de lo mejor de la novela. Hay un acercamiento muy curioso entre el demonio/autor y la persona que lo está leyendo, y creo que esta parte está muy bien planteada desde un principio por parte de Barker. De resto, me pareció una serie de eventos que finalmente no conducen a ningún lado. Todo se me antojó anecdótico, carente de un argumento sólido. Como dije, lo leí casi por compromiso, lo más rápido que pude para poder seguir con otra cosa, y esto es algo que no me gusta, y menos con un autor que me había enganchado tanto. No por nada me he dado a la tarea, nada fácil, de completar su colección en castellano.

Dice un amigo, Mauro Vargas, del blog Léase a plena noche, que el Barker de ahora no es el mismo de sus inicios. Teniendo en cuenta que Demonio de libro fue publicada en 2007, espero que próximas lecturas de novelas más viejas no me defraude como esta lo hizo…


Ya les contaré en próximas reseñas… ;)


Ejemplar firmado



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...