viernes, 26 de septiembre de 2014

Fiesta del Libro y la Cultura Medellín 2014




Terminó la Fiesta del Libro y la Cultura 2014, y como siempre que se realiza este evento formidable en la ciudad de Medellín, la obligada visita se presenta llena de posibilidades. Realmente es un espacio extremadamente grato en el que te olvidas del tiempo y de lo que te pase por la cabeza. Libros, libros y más libros, de todas clases, ediciones, valores y tamaños… :) Todo acompañado de una buena dosis de cultura: lanzamientos de libros, talleres, foros, dinámicas y actividades varias.

Cuando llega el final, una parte de ti siente el vacío y, de alguna manera, la necesidad de que este tipo de eventos se haga más seguido… Pero bueno, es solo una vez al año, y hay que aprovecharlo.

Y debo decir que el botín conseguido no estuvo nada mal. Sinceramente, viéndolo en retrospectiva, puedo decir que ha sido el mejor resultado en los últimos años en Fiestas del Libro. :D Buenas ofertas, buenos libros y hallazgos sumamente valiosos e inesperados…

¡Así que allá vamos!

Lo primero (que, de hecho, fue lo único que compré el primer día) fue nada menos que un libro de Frank Herbert... ¡que no pertenece a su saga Dune!




Cualquier libro que no pertenezca a la mítica saga, obra cumbre de la ciencia ficción, es algo realmente difícil de encontrar, de modo que al ver este volumen apenas daba crédito. Apenas leí un fragmento de unas diez páginas, pero pinta muy bien. La verdad es que Herbert es un valor seguro...

Otros libros que hallé en una segunda visita fueron los correspondientes a Olympo, la continuación de la serie iniciada con Ilión, de Dan Simmons.




Estaban muy baratos y aunque solo he leído La Canción de Kali y ahora me falta Ilión para poder comenzar, no podía dejarlos pasar. Simmons es un autor muy bien referenciado…

Aquí va otro: Seis tumbas en Múnich, de Mario Puzo. La verdad solo he leído El Padrino, pero este pinta bien y la edición está muy bonita.




El encuentro importante del segundo día que asistí fue sin duda estos tres volúmenes de la saga Dune, del mítico Frank Herbert:





Estaban con descuento del 40% y puesto que aún me faltan varios para tener toda la serie completa, pues me traje tres conmigo. Ahora, como se ve en la siguiente foto, tengo los 8 libros de las Crónicas de Dune y los 3 de la trilogía Leyendas de Dune.





Ahora solo me quedan faltando los tres de la trilogía Preludio a Dune. :)

Uno de los hallazgos más especiales de la Feria fue nada más ni nada menos que Los Misterios del Señor Burdick, de Chris Van Allsburg:





La leyenda (que pueden leer en este link) que existe detrás de las 14 ilustraciones que componen el libro (además de sus respectivos títulos y epígrafes) es francamente fabulosa y llena de misterio. Como dice el mismo Chris en la introducción, es inevitable ver las imágenes y comenzar a concebir una historia en tu cabeza. 






El mismo Stephen King escribió un relato basado en la última ilustración (La Casa de la Calle Maple, incluido en Pesadillas y Alucinaciones), pero no fue hasta que mi amigo argentino Adrián Granatto (colega en algunos proyectos literarios) me habló del libro que no supe su verdadera historia. Por ese entonces nos propusimos cada uno escribir un relato basado en cada uno de las 14 ilustraciones, pero por esas cosas de la vida no finalizamos el proyecto, y él terminó escribiendo 5 y yo 4…





Los mencionados cuatro relatos de un servidor los pueden leer en este link. ;)
  
Una prueba más de que esta vez tuve mucha suerte es este par de librazos, hallados gracias a la amiga que me acompañó en el tercer y último día que asistí (20 de septiembre): nada menos que Libros Sangrientos 1 y Libros Sangrientos 2, de Clive Barker:





Quien haya leído a este autor sabe, además de lo bueno y único que es, lo complicado que es conseguir su obra. De modo que hallar estos dos libros juntos fue.... uaaaauuuu.... :D Sin palabras!

Puesto que mi ejemplar de Sangre comprende los relatos incluidos en Book of Blood IV (si mal no recuerdo), cada vez me falta menos para completar sus “sangrientas antologías”. He aquí la foto que resume toda mi colección de Barker:





Para finalizar, el único libro relacionado con Stephen King que me traje. La verdad es que, como siempre, el autor de Maine era una de las grandes expectativas para la Fiesta del Libro, pero solo cayó este libro:





Se titula Nuevos Cuentos de los Mitos de Cthulhu e incluye, entre otros relatos basados en la mitología creada por el genio H.P. Lovecraft, el relato de Stephen King "Crouch End", con lo que hoy mi colección de SK asciende a 149 libros (entre novelas, antologías, biografías y colecciones con relatos de él). :D

Ya quiero saber cuál será el Nº 150… :)

La verdad es que pinta BRUTAL y, de hecho, existe un tomo 2 que incluye "Jerusalem's Lot" (Los misterios del gusano), pero no lo compré la primera vez por caro, y luego no lo pude encontrar… :/

Ya solo queda esperar otro año a que llegue la ansiada cita con la literatura y la cultura en la ciudad de Medellín… :)


Saludos! 



domingo, 31 de agosto de 2014

Otro encuentro inesperado

Hola a tod@s!!!! :)

Como es costumbre en este blog, que además de contener relatos míos y reseñas literarias también hace las veces de bitácora coleccionista, paso a dar cuenta de las últimas novedades que llegan a mi biblioteca. :)

En esta ocasión son tres ediciones geniales del Maestro del Terror:




INSOMNIA, editorial Viking: Hay un librero amigo mío que suele guardarme las cosillas interesantes que le llegan de Stephen King (a él le he comprado más de un ítem memorable, como una edición francesa con relatos de Skeleton Crew, la edición Pomaire de Ojos de Fuego, o la edición Martínez Roca de El Fugitivo), pero últimamente llevaba al menos cinco visitas sin encontrarlo. Hace poco por fin lo hallé, y me sale nada menos que con la primera edición en inglés de Insomnia, de editorial Viking!!!!!

Aquí una foto con las otras dos ediciones Viking que tengo y otra de las tres ediciones de Insomnia. :)






CARRETERA MALDITA, editorial Martínez Roca: Luego de hallar Insomnia seguí curioseando por el Pasaje Comercial del Libro y la Cultura, como quien no quiere la cosa, y en el lugar menos pensado, donde de hecho iba a seguir de largo sin preguntar, me encontré con un ítem que venía buscando hace años: la edición de Martínez Roca de Carretera Maldita, con lo que solo me queda faltando La Larga Marcha para completar la subcolección de Bachman's publicados por la desaparecida editorial.

Aquí la foto de los tres que tengo:





THE GIRL WHO LOVED TOM GORDON, edición Pocket: Y para finalizar, el mismo hombre que me vendió el anterior, me sugirió visitar una librería nueva de libros en inglés, a unas cinco cuadras de allí. Fui y me encontré con estanterías llenas de libros a muy bajo costo, pero lamentablemente solo había esta edición pocket de "La chica", de modo que igual le eché mano. :)

Aquí con su “hermano”:






Con estas tres adquisiciones, mi colección de Stephen King asciende a 148 libros. :)



domingo, 27 de julio de 2014

Canción de Hielo y Fuego V: Danza de Dragones, de George R.R. Martin

AVISO IMPORTANTE: Esta entrada puede contener SPOILERS.

“Después de una colosal batalla, el futuro de los Siete Reinos pende de un hilo, acuciado por nuevas amenazas que emergen de todos los rincones y en todas direcciones. En el este, Daenerys Targaryen, el último eslabón de la Casa Targaryen, gobierna con sus tres dragones como la reina de una ciudad construida sobre polvo y muerte. Pero Daenerys tiene miles de enemigos, y muchos se han propuesto dar con ella. A medida que ellos la buscan, un joven emprende su propio camino hacia la reina, con un objetivo diametralmente distinto... Tyrion Lannister también se dirige hacia Daenerys mientras escapa de Poniente, donde le han puesto precio a su cabeza. Sus nuevos aliados en esta huida, no obstante, no son los malhechores que aparentan ser, y entre ellos se encuentra aquel que podría impedir que Daenerys se haga del control de Poniente para siempre.

Mientras tanto, al norte se halla el colosal Muro de Hielo. Allí, Jon Nieve enfrentará el más grande de los retos: sus más acérrimos enemigos no sólo forman parte de la guardia que dirige, sino que se extienden más allá de la tenebrosa tierra de las criaturas de hielo.

De todos los rincones, enconados conflictos cobran nuevos bríos, traiciones íntimas se perpetran y un gran elenco de proscritos y sacerdotes, soldados y criaturas camaleónicas, nobles y esclavos, enfrentarán obstáculos en apariencia insuperables. Algunos fracasarán, otros crecerán en la fuerza de la oscuridad. Pero en tiempos de agitación in crescendo, los hilos del destino y la política arrastrarán a los personajes y al lector, inevitablemente, a la más espectacular de las danzas…”

¿Cómo describir la sensación luego de pasar por cinco voluminosos libros y unas 4.700 páginas de una saga que no tiene parangón en la historia de la literatura, y que rebasa de lejos las expectativas de cualquier lector, sea cual sea su preferencia literaria?

Si este libro fuera el último de la serie, seguramente sería una sensación de plenitud imposible de describir. Pero, para bien o para mal, este no es el final, a pesar de que ahora se halle más cerca que nunca.

Si al menos los dos libros que faltan ya estuvieran publicados,  pues bueno, sería una espera soportable ya que solo sería cuestión de hacerse con ellos y devorarlos en un santiamén para saber de una vez por todas cómo acaba todo. Pero, para bien o para mal, aún no han sido publicados. Es más, el sexto todavía sigue en proceso de escritura.

En suma, la sensación al terminar Danza de Dragones, el quinto libro de la monumental Canción de Hielo y Fuego, se podría describir como una serie de emociones encontradas.

Por una parte, has llegado tan lejos como se puede llegar en este momento, hecho que no se puede menospreciar porque 4.700 páginas, señoras y señores, ¡son 4.700 páginas! En mi caso, y a falta de los tomos finales, es la meta que he tenido en el horizonte desde que abordé la anhelada lectura, en marzo de 2012, de una saga de la que oía —y veía— hablar por todas partes con comentarios entusiastamente favorables en el 99.9% de los casos. Es un punto en el que de cierta manera respiras profundo y exhalas en medio de un estado de shock. No obstante, quien se haya preparado para grandes eventos en este quinto tomo —como fue mi caso—, eventos como los de Tormenta de Espadas, por ejemplo, quizá se pueda sentir un poco desilusionado. Pasan un sinfín de cosas, sí, y no son pocas las sorpresas que depara esta entrega, pero a medida que avanza la historia todo parece acercarse a un clímax que promete ser devastador, pero que al final solo queda en eso: una promesa para lo que vendrá en el sexto tomo, Vientos de Invierno.

Se me viene a la mente una imagen con el conjunto de todos los personajes que nos han tenido atrapados todo este tiempo acercándose rápida e inexorablemente a un abismo, para luego quedar suspendidos en el borde, en esas páginas finales que nos dejan conteniendo el aliento. 

Pero retrocedamos un poco y comencemos las cosas por el principio. :P

No sobra en este punto advertir de nuevo al hipotético lector que esta entrada puede contener SPOILERS. Aunque no desvele hechos vitales, sí puede haber datos que den una idea de lo que acontece, o incluso la sola mención de un personaje nos puede indicar que este o aquél sigue vivo… Así que quedas advertido. ;)


Portada de la edición de Gigamesh


Tal como comentara en su momento en la entrada dedicada al cuarto volumen, Festín de Cuervos, éste y Danza de Dragones podrían considerarse en realidad como un solo tomo. Ambos comienzan donde termina el tercero, Tormenta de Espadas: Festín se centra en los hechos que acaecen en la zona central y sur de Poniente, junto con las islas y regiones cercanas, y en Braavos. También tendremos algunos capítulos dedicados a las Islas de Hierro y Dorne.

En Danza de Dragones sabremos más del resto de los personajes alejados del epicentro de acción de Poniente. El Norte, Braavos, Meereen, etc. Aun así, llegado un punto, la trama de este se une con la de Festín, y todo terminará con una única línea argumental.

Daenerys Targaryen
Aunque el mismo Martin habla un poco al respecto en las introducciones de ambos libros, en este enlace de la página “Los Siete Reinos”, puedes saber más a fondo las razones que tuvo para decidir separar en dos las tramas, en lugar de dejarlas juntas y partir por la mitad la línea argumental llegado un punto más o menos razonable. A pesar de que el escritor mismo no lo deja traslucir, tal parece que se lió un poco y que, aunque parezca increíble viniendo de él, el monstruo que creó se convirtió en algo más grande de lo que pensaba. De todas formas es algo comprensible tratándose del nudo de la historia; es de suponer que el comienzo y el desenlace son pasos más transitables…

En todo caso, es lo que tenemos; así lo concibió el escritor, y así ha sido publicado, y la verdad es que el resultado es de igual calidad a la que nos ha tenido acostumbrados el escritor nacido en New Jersey.

Confieso que el año pasado, cuando comencé Festín, estuve tentado de leer ambos libros a la par. Existe una guía para leerlos de esa manera, de tal forma que no vas a estar cientos de páginas sin saber nada de alguno de tus personajes favoritos, pero al final decidí leer uno por vez. Supongo que la idea de estar con dos tochos entre manos me intimidó…

Danza de Dragones, como dije anteriormente, comienza donde terminó Tormenta de Espadas, y sus capítulos están dedicados a todos esos personajes que echamos de menos —por montones— en Festín de Cuervos: Tyrion, Daenerys, Jon, Bran, Davos, Theon… Además, nos encontraremos con una buena cantidad de capítulos dedicados a personajes aparentemente secundarios, cuyo título no lleva el nombre del personaje en cuestión, como sucede normalmente, sino un título que refleja el contenido del capítulo, y que nos permiten vivir de primera mano otros hilos de esta inmensa trama. Campiacapas, La niña fea, El domador de dragones y El caballero olvidado son solo algunos de los títulos.

Después de ochocientas páginas de Festín, la verdad era que ya no aguantaba la ansiedad por saber de Jon, Tyrion y Daenerys… Aun así, como decía más arriba, esta quinta entrega solo nos deja a las puertas de esos hechos trascendentales que estábamos esperando…

Jon Nieve, ahora elegido Lord Comandante de la Guardia de la Noche, tiene que lidiar con un aspirante a rey y su bruja roja, y con lo que queda de las huestes salvajes tras la guerra librada al norte del Muro, mientras que, al mismo tiempo, la sombra de los espectros se yergue sobre él como un mal presagio.

Tyrion, parricida proscrito, inicia un viaje que lo llevará por gran parte de las Ciudades Libres, en medio de una serie de venturas y desventuras plagadas de sorpresas y giros inesperados.

Daenerys hace lo que prometió al final de Tormenta: reinar. Pero no es fácil, nada fácil. La supuesta paz que ha traído a Meereen está manchada de sangre, hambre y pobreza, y para colmo debe lidiar con los pretendientes que quieren ganarse el privilegio de gobernar a su lado el reino por el que ella ha luchado tanto.

Más allá del Muro, Bran continúa su búsqueda del cuervo de tres ojos, acompañado del incondicional Hodor y los fieles Jojen y Meera Reed…

Intrigas, pactos y traiciones se tejen aquí y allá, y cada trama parece tener subtramas interminables, pero solo algo está fuera de toda duda: el Invierno no solo se acerca; ha llegado. Y el frío se deja sentir a lo largo de los Siete Reinos. Un frío que no tiene piedad y parece meterse más allá de tus huesos hasta helarte las entrañas, el alma y el corazón.

En el último tercio del libro, como dije antes, los dos hilos argumentales se unen, y lo que sucede tanto en Poniente como en las Ciudades Libres nos deja con la miel en los labios.


George R.R. Martin en la Comic Con San Diego 2014


Festín de Cuervos y Danza de Dragones resultan claramente ser libros de transición. Creo que quienes hayan echado en falta en estas dos entregas la acción trepidante de los tres primeros, y que de hecho hayan considerado que George R.R. Martin desmejora el nivel presentando al comienzo, deberían tener esto muy presente: estamos en el nudo de la historia y, tras la tormenta de espadas vivida en la tercera entrega, todas las piezas se están reacomodando para un sexto volumen que promete ser uno de los mejores de la serie. Seguramente allí se pondrá toda la carne en el asador y nos dejará a todos desmadejados en el suelo presas de convulsiones. :P

Todo en Danza de Dragones queda en un punto álgido, prácticamente todos los personajes quedan ad portas de eventos trascendentales, algunos entre la espada y la pared, y otros cuantos con la muerte aleteando sobre ellos como una maldición.

Así que, retomando la pregunta que abre la entrada, ¿cómo describir la sensación al terminar este quinto tomo? Bueno, aún tengo frescas en la mente multitud de imágenes y emociones vividas en esas casi 1.100 páginas, pero no quiero ni pensar lo que será la espera. Vientos de Invierno, que se nos había prometido para este año, saldrá con suerte en el segundo semestre de 2015, en inglés. En castellano, quizá en 2016… Ya viví una espera similar con La Torre Oscura, de Stephen King, y no es agradable, la verdad. A veces el punto final parece muy, muy lejano. En estos momentos, somos millones los que rogamos a los siete dioses por que le sea concedida la vida eterna a mi tocayo George. O al menos una vida muy longeva libre de Alzheimer. :P

¿Qué hacer mientras tanto?

Podemos ver la serie, de la cual hace poco terminó la cuarta temporada. Por mi parte me falta ver los últimos cinco capítulos. Es un consuelo. Pero lo mejor, sin duda, es que nuestro amigo Martin ha venido publicando adelantos de Vientos de Invierno en su página web. Y el total de capítulos suma nada menos que nueve!!!! :D Ese es un consuelo aún mayor. Seguramente seguiremos con la miel en los labios, porque Martin no va a adelantarnos hechos trascendentales, estoy seguro, pero será una buena forma de aliviar la espera.

En el antes mencionado portal “Los Siete Reinos” han venido publicando dichos adelantos en castellano, por lo cual debemos estar agradecidos. Siguiendo este enlace encontrarán el listado de capítulos.

Ahora solo queda esperar y guarecernos del frío. Como leí por ahí, los Stark deberían ir consiguiendo otro lema, porque el invierno ya llegó.


;)




domingo, 20 de julio de 2014

Rabia, de Stephen King (bajo el seudónimo de Richard Bachman)

“Un adolescente al borde de la locura toma veinticuatro rehenes en un colegio. Los intentos de encontrar una salida pacífica por parte del profesorado y la policía resultan vanos. Mientras, los jóvenes retenidos se contagian gradualmente del frenesí de violencia que les impone su captor. Cada palabra, cada acto, se convierten en descarnadas acusaciones contra un sistema de enseñanza corrupto y un modelo de familia basado en la hipocresía, que obligan a los jóvenes a reprimir sus sentimientos para convertirlos en carnaza de una sociedad que les devorará implacablemente…”

Entre 1977 y 1984 Stephen King publicó cinco novelas con el seudónimo de Richard Bachman. Según el escritor de Maine, hubo dos razones por las cuales terminaron desenmascarándolo: en primer lugar, porque los cuatro libros iniciales estaban dedicados a personas cercanas a él, y en segundo lugar, porque su nombre apareció en los formularios del registro de propiedad de uno de los libros.

Las razones que tuvo, si es que acaso un escritor debe exponer sus razones para publicar un libro, fueron el hecho de que King publicaba sus novelas a un ritmo un poco más acelerado de lo normal, debido a lo cual sus editores temían poder saturar el mercado con su nombre. Por otra parte, y a pesar de esto último, King realmente deseaba compartir esas otras novelas con el público, aunque fuera con otro nombre, por lo que, en sus propias palabras, «…era a Bachman a quien yo recurría cuando necesitaba desahogarme. Sin embargo, eso no explica por qué experimentaba la incesante necesidad de publicar lo que escribía aunque no precisara dinero.»

El supuesto Richard Bachman
Stephen King considera que sus novelas firmadas con seudónimo son sinceras: «Por lo menos, las escribí con el corazón, y con una energía que ahora sólo puedo imaginar en sueños.» Y añade, para terminar, que quizá habría publicado las cinco novelas con su propio nombre «si hubiera conocido un poco mejor el mundo editorial... Sólo las publiqué entonces (y permito que se reediten ahora) porque siguen siendo mis amigas.»

Curiosamente, hasta hubo una biografía ficticia de Richard Bachman, la cual nos dice que “nació en la ciudad de New York en los años 40. Después de graduarse en la secundaria, se unió a la Guardia Costera, y navegó con la marina mercante por aproximadamente diez años. Finalmente se instaló en la zona rural de New Hampshire, dividiendo su tiempo en escribir novelas y atender su pequeña granja. Él y su esposa, Claudia Inez (a quien está dedicada Thinner), tuvieron un solo hijo, que murió a la edad de seis años, ahogado en un pozo.”

Más tarde, cuando Stephen King quedó en evidencia, se dijo que Bachman había muerto de una extraña enfermedad llamada “cáncer de seudónimo”.

Rabia, cuyo título original era Getting It On, fue la primera de esta serie de novelas publicadas con seudónimo y, de hecho, fue escrita antes de Carrie, la novela con que debutó el escritor de Maine y cuyo éxito lo lanzó a la fama. Narra la historia de Charles Decker, un estudiante de secundaria con ciertos desórdenes mentales que un día, harto de un esquema social en el que se siente aprisionado, decide abrir fuego contra algunos profesores y secuestrar a sus propios compañeros en el salón de clase.

Primera edición en USA
Con esta pequeña descripción, es inevitable rememorar la cantidad de sucesos similares que han acaecido en escuelas de los Estados Unidos, algunos de los cuales se vieron íntimamente vinculados con la novela del escritor nacido en Maine. Desafortunadamente, Rabia terminó siendo culpada, de manera directa o indirecta, por algunas de las masacres, dado que en varios casos los victimarios dijeron haber leído la novela e, inclusive, un ejemplar de la misma fue hallado entre sus pertenencias.

Culpar a una obra literaria del comportamiento de un individuo resulta disparatado; las víctimas fatales seguramente habrían terminado igual con o sin libro. Pero al final el mismo King renegó de su obra y prohibió su distribución y reedición. Mucho se ha hablado del tema, y no son pocos los que opinan que la decisión de King era innecesaria, pero a fin de cuentas esto solo ha logrado que el interés por el libro aumente.

En este orden de ideas, para el coleccionista o Lector Constante del Maestro del Terror, Rabia resulta un ítem especialmente apetecido. En castellano (y es de suponer que en inglés también) la novela es realmente muy difícil de conseguir, y son muchos lectores los que al final se ven obligados a optar por leer la obra en alguna de las versiones digitales que pululan por la red. En castellano, hasta donde sé, solo existen cinco ediciones: dos editadas por la editorial Martínez Roca (una de las cuales, en tapa dura con sobrecubierta, tal vez sea la más difícil de todas); una de la colección pocket roja de Plaza & Janés; otra que hace parte de la colección española Orbis Fabbri, y una última reedición (que al día de hoy sigue sorprendiéndome que exista) a cargo de la editorial DeBolsillo, un sello de Random House Mondadori.






Yo, afortunadamente, tengo dos: uno de Debolsillo y uno de Martínez Roca. Este último lo ansié por años, pues se trata nada menos que de la primera edición en castellano. Al final terminó en mis manos de la manera menos esperada: como regalo en una fecha especial de alguien a quien adoro. ;)




Con estos antecedentes, es inevitable sentirse honrado de poder leer el libro en papel (y no en un insulso PDF ante la pantalla de un computador). En este caso fue una relectura, en la cual mi concepto del libro se mantuvo, llegando a la conclusión de que, sin duda, se trata de una excelente novela que da mucho para pensar.

Haciendo aparte todos los hechos funestos que siempre rodearon a la novela tras su publicación, a medida que uno avanza en la historia se da cuenta de que en realidad estamos ante una crítica dura y directa a la sociedad, a la hipocresía de un supuesto orden establecido que, en muchos casos, lo único que hace es reprimir a la juventud y hacerla más vulnerable aún, si cabe, a sus propios miedos. No es de extrañar que los propios compañeros de Decker terminen sumándose a su causa a medida que pasan las horas, mientras los alrededores del colegio se llenan de policías, medios de comunicación y un sinfín de curiosos ávidos de sangre.

Stephen King tenía unos veinticinco años cuando escribió esta historia, y es de sorprender la forma en que plasmó una situación que de otra manera habría resultado monótona y aburrida.

Charles Decker abre su corazón y expone a sus compañeros, en medio de retazos sueltos de los hechos más trascendentales de su vida, el porqué ha llegado a esa situación límite, a ese callejón sin salida, sin importarle en realidad otra cosa que no sea gritar bien alto al mundo su protesta contra lo establecido. A medida que pasa el tiempo, otros terminan relatando en voz alta sus propios miedos, sus temores, su incertidumbre ante un futuro que se abre ante ellos bajo la sombra de la presión que ejercen la escuela, el gobierno, la ley e incluso su propia familia. Llega un momento en que, de alguna manera, vemos en un espejo al adolescente que fuimos en el pasado, con sus respectivas dudas e inquietudes.

Al final el crescendo nos llevará a un desenlace inevitable, no sin antes lograr que nos cuestionemos las razones por las que, aún hoy en día, la sociedad cojea por innumerables puntos, y los jóvenes siguen siendo carnaza de un orden que no los trata como se merecen.

Sin lugar a dudas, una novela imprescindible en la obra del autor, y unas de las mejores publicadas bajo el seudónimo de Richard Bachman. 



viernes, 13 de junio de 2014

100 Seguidores

¡Hola a tod@s!

Como la imagen lo dice, El Blog de Calavera alcanzó esta semana, finalmente, la nada despreciable cifra de 100 seguidores. :)




La verdad es que los nuevos seguidores comenzaron a brillar por su ausencia a medida que pude dedicarle menos tiempo al blog, no obstante lo cual siguieron llegando, y hoy me enorgullece decir que ya son 100 personas, entre colegas, amigos y cibernautas, los que no solo encontraron algo interesante en este espacio, sino que además decidieron dar un click adicional para comenzar a seguir las disertaciones de un servidor.

Un click que para uno es una especie de aprobación, un “¡Hey, buen trabajo!”, casi un halago, porque cuando entras a tu blog y encuentras un nuevo seguidor, te dices a ti mismo: “¡Vaya! A alguien más le gusta lo que hago.” :D

Gracias a tod@s aquellos que siguen mi blog y que de alguna manera apoyan lo que hago. Y gracias a tod@s aquellos que también sé que siguen mi blog, pero que no aparecen entre los “Seguidores” porque no tienen cuenta Google. Jejeje :P

Gracias también a los que siguen la página del Blog en Facebook, y que de vez en cuando pasan por aquí a leer lo que publico.

Saludos! ;)


domingo, 8 de junio de 2014

El Día del Relámpago, de J.J. Benítez

NOTA IMPORTANTE: Esta entrada puede contener SPOILERS de la saga Caballo de Troya

«Caballo de Troya» terminó pero, ¿qué le sucedió al mayor tras su regreso a 1973? ¿Imagina usted «Rayo negro»? ¿Fue el general Curtiss un traidor?

«El día del relámpago» es un «thriller» en el que usted vivirá 101 días trepidantes.

¿Murió Eliseo? ¿Se hundió la «cuna» en el mar Muerto?

Aunque lo intente no podrá imaginar lo que sucederá el 29 de agosto de 2.027. Tendrá que leerlo (y tampoco).

Con este libro, usted «vivirá lo no vivido».”

Antes que nada, y a pesar de que lo advierto nada más comienza esta entrada, debo avisarle nuevamente al hipotético lector de este blog que si no ha leído los nueve tomos de la saga Caballo de Troya, de J.J. Benítez, por favor NO LEA ESTA RESEÑA, ya que puede estropearle alguna sorpresa.

El Día del Relámpago, publicado el 4 de abril de 2013, comienza justo donde termina la última entrega de la exitosa saga Caballo de Troya, con el mayor de la USAF que viajó a la época de Jesús de Nazaret hundiéndose en las aguas del Mar Muerto, luego de que la “cuna”, la nave en que él y su “hermano” Eliseo viajaran al pasado, se viera a punto de quedarse sin combustible tras el último salto y se hundiera a su vez en las espesas aguas.

Tras salvarse por poco de morir ahogado, el Mayor es llevado a un hospital de las inmediaciones, donde es sometido a una operación que le salva la vida. Allí lo encuentran sus superiores, los altos mandos de la Operación Caballo de Troya, que se hacen cargo de la situación y, luego de no pocas complicaciones, lo llevan de regreso a su país.

Pero no todo es tan fácil como parece. Su regreso es solo el comienzo de una nueva etapa de aventuras…

Las preguntas y los reclamos por el “fracaso” de la operación no se hacen esperar. ¿Qué pasó con la “cuna”? ¿Murió realmente Eliseo? ¿Deben regresar en su búsqueda? Hay que recuperar la nave a como dé lugar, pero ¿cómo? Estas interrogantes están a la orden del día, y cada persona involucrada en la solución es movida por sus propios intereses… Y todo esto, sumado a las conspiraciones y al clima de guerra inminente que se vive en pleno 1973, hace que esta nueva etapa de la historia resulte realmente interesante.

J.J. Benítez
Mientras todo esto sucede, el Mayor, alentado por Curtiss —que por momentos parece estar de su parte, y en otras ocasiones demuestra no ser más que otro militar corrupto en busca de su propio beneficio—, comienza una exhaustiva revisión de los Diarios, donde a medida que avanza empieza a encontrar unos extraños errores en su contenido… ¿Fue él… o alguien más les metió la mano?

En suma, el Mayor está de vuelta en su tiempo, pero las cosas están lejos de terminarse…

Mientras escribo esta entrada, he revisado la última publicación que hice sobre el autor, justamente la reseña de Caballo de Troya 9: Canáque al día de hoy permanece como una de las entradas más visitadas del blog, y me he encontrado con una casualidad tan grande, que no sé si sorprenderme o sencillamente sentirme convencido de que nada es casualidad, y que todo está atado y bien atado, como le gusta decir al escritor nacido en Pamplona… O bien, que definitivamente esta historia está tan llena de magia que llega un punto en que esa magia nos toca…

Desde hace muchos años llevo un registro de los libros que leo, con fecha, autor y título. Pues bien, este libro que hoy reseño lo terminé el pasado domingo 1º de junio. Seguramente entenderán mi sorpresa al descubrir que el último tomo de la saga lo terminé hace exactamente dos años, también un 1º de junio. ¿Casualidad? Tal vez sí… pero teniendo en cuenta las cosas que me han pasado con la lectura de esta historia —los invito a leer esta otra entrada para que comprendan a qué me refiero—, no deja de ser sorprendente…

Entrando más en materia, aún recuerdo la sensación de plenitud que sentí al terminar la serie, al cerrar la última página luego de nueve tomos y más de cuatro mil páginas de aventuras, suspensos, emociones y sorpresas… Realmente me gustó mucho el final, estuvo a la altura de toda la saga, de toda la expectativa que se había construido, pero mentiría si dijera que no quedé con ganas de más. A pesar de que la historia cerraba, y cerraba bien, hubo muchos interrogantes que quedaron en el tintero. ¿Qué pasaba en esos dos últimos años de predicación del Maestro? ¿Qué pasaba con Eliseo? ¿Realmente nos íbamos a quedar sin saber lo que sucedía entre los años 28 y 30 de nuestra era? Sin embargo, creo que por encima de todo el interrogante que más me intrigaba —y fue algo que muchas veces me pregunté a medida que transcurría la serie— era qué pasaría cuando la operación terminara y el Mayor regresara a nuestro tiempo, qué acontecía desde el instante de su regreso hasta el momento en que se ponía en contacto con Benítez para hacerlo depositario de sus Diarios…




No obstante todo esto, repito, cuando terminó la serie me sentí satisfecho.

Pero entonces, meses después —pues la novela había sido publicada mucho antes de que tuviera la oportunidad de leerla— comenzaron a correr rumores de que habría una continuación. Al comienzo no me los creí, pero entonces el rumor se convirtió en un anuncio oficial: habría una trilogía independiente que narraría los acontecimientos que vienen después del regreso a 1973, y que llenaría todos esos interrogantes que planteara más arriba.

La sorpresa, desde luego, fue mayúscula, y cuando salió a la luz El Día del Relámpago, encima con semejante sinopsis, conté los días para hacerme con el mío…

Y bueno, como decía, el pasado domingo lo terminé, y me gustó mucho. Prácticamente lo devoré. Es decir, narra todo lo que siempre quise saber sobre el regreso del Mayor, de modo que he absorbido cada detalle como una esponja. Las sorpresas son muchas, los giros también, y el sinfín de datos sobre la operación hace del libro una verdadera delicia para los seguidores de la saga.

El final es muy contundente y apasionante, y solo ha hecho que quede con ganas de más. Es un final muy abierto, que deja no pocos interrogantes sobre lo que se viene en los próximos dos volúmenes. Sin embargo, no quiero adelantar nada. Solo diré que, según parece, Benítez tiene planeado no dejar ni el más mínimo cabo suelto, y que el círculo completo se va a cerrar hasta encontrarse con aquella mítica y memorable línea que reza:

“Mi reloj señalaba las tres de la tarde. Faltaban dos horas para que el Cementerio Nacional de Arlington cerrara sus puertas…”

Tal vez la única pega que le he encontrado a este libro ha sido el cambio de estilo con respecto a los anteriores. En esta entrega, J.J. Benítez (o el Mayor) realmente cambia algunas características de su narración. Por una parte, cuenta con una gran cantidad de frases cortas, con respectivos montones de párrafos cortos. Comparándolo con los libros de la saga, de verdad el cambio se nota. Pero lo que menos me ha gustado ha sido el uso excesivo de metáforas o analogías. El lector seguramente se dará cuenta cuando lo lea, y quien ya lo haya hecho de seguro sabrá estar de acuerdo conmigo cuando le hable de “la intuición”… Con esto último, a veces sentí que se pasaba y que comenzaba a ser risible…

Así y todo, el libro se lee muy rápido, es tremendamente interesante —al menos para quienes leyeron la serie—, y está lleno de sorpresas y suspenso…

Otro detalle sumamente especial con este libro que he olvidado mencionar, ha sido leer una pequeña línea que jamás pensé que volvería a leer. Me refiero a la que encabeza el comienzo de la narración, la que con los sucesivos volúmenes siempre lograba emocionarme:

El Diario (décima parte)




Pues bien, solo queda esperar por la continuación, que por lo que he investigado, todavía no tiene fecha oficial de publicación, aunque me atrevería a decir que tendremos noticias para finales de 2015…


:)



sábado, 7 de junio de 2014

Más cerca que nunca

Hola a tod@s! :)

Luego de un buen tiempo sin publicar una entrada relacionada con las nuevas adquisiciones literarias de este servidor, paso a contarles las últimas novedades en mi colección… :P




En realidad son dos entradas en una, así que como no sé muy bien por dónde comenzar, empezaré por el principio… XD

Hace poco, en un grupo de seguidores de Stephen King en Facebook, estuvimos compartiendo las fotos de nuestras colecciones, y como pasa siempre que esto sucede, al final me picó el bicho de ir a echar un vistazo a las librerías de segunda mano, a pesar de que de un tiempo para acá casi no encuentro nada... Pues bien, me fui a mediodía para el pasaje comercial de librerías que hay en mi ciudad, y cuál sería mi sorpresa al encontrarme, tras cinco meses de “sequía”, este par de joyas!!! 





El primero fue nada menos que La Danza de la Muerte en la edición de Emecé. Es un libro que en cualquier edición es difícil de conseguir, y al ver esta, que estuve buscando por mucho tiempo, no dudé en echarle mano. Como dato curioso, esta edición en especial tuvo un corte adicional al que ya le hubiera hecho King antes de publicar el libro. De modo que, en cierta forma, podríamos hablar de una tercera versión en castellano de The Stand, que se une a Apocalipsis y a "las otras Danzas" (las de las editoriales Pomaire, Círculo y Plaza & Janés)… En suma, toda una joya de colección... :D

Aquí les comparto la foto del tesoro que he reunido. En otras palabras, los “hermanitos”: :)





Y como si eso fuera poco, seguí recorriendo el pasaje como quien no quiere la cosa, cuando me topo con nada más ni nada menos que el cuarto arco de los cómics de La Torre Oscura: La Caída de Gilead!!!! :o
El tema es que en Colombia dejó de publicarse a partir del tercero, por allá en 2010, y a pesar de que los he buscado por cielo y tierra no he podido dar con ellos. Ha querido la suerte que tenga unos amigos grandiosos gracias a esta pasión, y que uno de ellos me haya regalado los arcos 5 y 7. :)

Pues bien, fue toda una sorpresa que me encontrara un cómic de la saga, y que además fuera uno de los que me faltaba!!! El alegrón, como ven, ha sido doble!!!!  :D

Eso fue hace cosa de diez días. Y el pasado jueves, hace un par de días, recibí una sorpresa de las grandes! Que es donde comienza la segunda parte de la entrada…

Procedentes de Argentina, me llegaron este par de tesoros del Maestro del Terror que ahora se unen a mi colección y ocupan un lugar especial en mi biblioteca.





Lo que los hace más especiales es que fueron un regalo invaluable de mi amiga Teresa Sofía Tabernig. Realmente no tengo palabras para expresarle mi agradecimiento. Fue GENIAL cuando llegó el paquete (con el cuál sufrimos un poco de suspenso, pues estuvo a punto de ser devuelto debido a que en la primera ocasión no encontraron a nadie en casa), y al abrirlo... uaaaaauuu!!!  

Como dije anteriormente, en Colombia el último cómic publicado fue Traición, y luego nunca más volvieron... La Batalla de Tull se une a mi colección de cómics, y quedo nada menos que a uno solo de completar los publicados en castellano, que son ocho...

Aquí la foto de la saga gráfica:





Y qué decir de Maleficio...  Fue algo especial porque he visto cómo muchos seguidores del Maestro que hoy son grandes amigos míos empezaron su colección con estos ejemplares publicados por el diario la Nación de Argentina. Algunos incluso se iniciaron con estos ejemplares, y tener uno en mis manos es algo de verdad significativo...

Una vez más, la foto de rigor de los hermanitos:





En fin... Sin palabras... :')

Cada vez más cerca de completar una colección que veía tan difícil, y todo gracias a mis amigos Tulio Fernández y Teresa Tabernig. He aquí el objetivo:





:)



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...