martes, 21 de marzo de 2017

La última salida, de Federico Axat

“Ted es rico y tiene una familia perfecta, una esposa y dos hijas adorables. Nadie podría imaginar el motivo que lo ha llevado a tomar la drástica decisión de quitarse la vida. Cuando oye sonar el timbre una y otra vez, su primera reacción es ignorarlo y apretar el gatillo de una vez por todas. Pero entonces descubre una nota escondida entre sus cosas; una nota con su caligrafía que no recuerda haber escrito: «Abre la puerta. Es tu última salida». Al otro lado de la puerta encuentra a un desconocido llamado Lynch, que no sólo sabe lo que Ted está a punto de hacer, sino que le hace una propuesta difícil de rechazar: un plan para evitar que su familia sufra ante las consecuencias devastadoras de un suicidio.

Ted acepta sin imaginar que la nota en el escritorio y la oferta de Lynch son apenas el comienzo de un juego macabro de manipulaciones. Alguien ha sembrado un camino de migas de pan que Ted irá recogiendo. Alguien que lo conoce mejor que nadie, que lo hará dudar de sus propias motivaciones y también de las personas que lo rodean.

¿Quién maneja los hilos desde las sombras?
A veces sólo podemos confiar en nosotros mismos.
Y, en ocasiones, ni siquiera eso…”

Segunda novela que leo de Federico Axat. La anterior, ya reseñada en este blog, había sido El pantano de las mariposas. Como conté en su momento, fueron muchos los años esperando leer la obra de este escritor argentino. Sus novelas siempre fueron bien referenciadas por nuestros amigos en común, pero incluso en Argentina sus libros eran difíciles de conseguir, por lo que no hubo más remedio que esperar durante todo este tiempo. Ese fue el caso de Benjamin, su ópera prima, y de la mencionada novela El pantano de las mariposas, que nunca llegaron.

Edición alemana
Sin embargo, La última salida es otro cantar. Aunque lo cosechado con anterioridad estaba lejos de ser poca cosa, no hay duda de que la tercera novela de Federico Axat ha sido el gran éxito que el autor estaba esperando: en un corto periodo de tiempo la novela ha sido traducida a más de una veintena de idiomas, siendo lanzada en simultáneo en ambos lados del charco, y sus derechos ya han sido vendidos para una próxima producción de Hollywood que adaptará la obra al séptimo arte. Los comentarios positivos llueven desde todas partes, y no han sido pocos los artículos aparecidos en diarios y revistas de diferentes partes del mundo.

Con toda esta antesala, la verdad es que ya era justo que la obra de Axat llegara a Colombia. Fue por ello que resultó una sorpresa bastante grata verlo por primera vez en la vitrina de la Librería Nacional, en un centro comercial de la ciudad de Medellín. Al día siguiente consulté en la página web, y para sorpresa mía también estaba El pantano de las mariposas, encima con un 20% de descuento solo por ese día. Doble alegría. Muy pronto estuvieron en mi biblioteca… :)

Al mejor estilo de las muñecas rusas, las conocidas matrioskas o mamushkas, La última salida es un thriller trepidante que se va descubriendo poco a poco a sí mismo, como una historia dentro de una historia dentro de una historia… El comienzo no podía ser más contundente. Como lo dice el propio Federico en una entrevista, con esta novela quería hacer todo lo contrario a lo realizado con El pantano de las mariposas, donde es un sorprendente giro final el que te asesta el golpe de gracia. Aquí, por el contrario, tenemos a un hombre a punto de suicidarse que de pronto escucha sonar el timbre de la puerta. ¡Tremendo comienzo! Ted McKay se siente incapaz de terminar con su vida con alguien incordiándole en la puerta de entrada, de manera que decide ir a ver quién es la persona que ha osado interrumpirle en tan trascendental momento. Allí se encuentra a Lynch, un hombre que no solo sabe perfectamente lo que está a punto de hacer, sino que además le ofrece una salida mucho más razonable con el fin de evitar que su familia sufra ante la terrible verdad.

Federico Axat
Ted acepta la propuesta de Lynch, y es allí donde comienza el verdadero juego. Un juego que más parece un laberinto del cual será más difícil hallar escapatoria a medida que la historia avanza. Cada nuevo descubrimiento, donde junto con Ted vamos desenredando poco a poco la madeja, solo es el comienzo de nuevas intrigas, de nuevos enigmas que parecen no tener fin.

Más tarde conocemos a Laura Hill, la terapeuta de Ted, quien termina siendo la confidente de las intrincadas situaciones en que se ha visto envuelto nuestro protagonista. A lo largo de varias sesiones, Ted trata de encontrarle sentido a la situación, y Laura irá llevando a su paciente en la que cree que es la dirección correcta… Es allí donde iremos conociendo más de la vida de Ted, de su trabajo, de su familia, de su pasado, y de las razones por las cuales ha tomado la decisión de suicidarse…

Es imposible adelantar más de la novela, imposible ser más específico acerca de su argumento, pues es mejor que el lector vaya descubriendo las sucesivas “matrioskas” por su propia cuenta. La última salida es una caja de sorpresas, es un laberinto en espiral en el cual nunca estás seguro de si te estás acercando a la salida o si, por el contrario, te estás adentrando más en él. Cada capítulo parece generarte más preguntas, y cuando termina la primera parte y comienza la segunda, llegas a la conclusión de que aún no sabes nada de nada y de que la cosa apenas empieza. La verdad es que nunca logras anticiparte a lo que vendrá más adelante…

Las 542 páginas que componen el libro se me fueron en un santiamén. Lo leí ya en las postrimerías de 2016, terminándolo el 1º de enero de 2017, tras varias jornadas maratónicas en que literalmente no lo podía soltar. Su lectura es bastante ágil, con capítulos cortos que se van sucediendo uno tras otro sin apenas darte cuenta. Nada más el último día debo de haber leído más de un centenar de páginas en una sola sentada. No veía la hora de desentrañar el enigma y conocer el desenlace de todo.




La última salida colmó las expectativas con creces y le hizo honor a la fama que lo venía precediendo. Es un registro completamente opuesto al de El pantano de las mariposas, la cual es una novela más intimista, con ese toque nostálgico y misterioso.


Debo decir que me alegro mucho por Federico, con quien siento cierta cercanía; definitivamente merece todos los triunfos y los elogios que está cosechando. Son el fruto de un trabajo duro y dedicado, y de una pasión ilimitada por lo que hace. Ya quiero ver esa adaptación cinematográfica. Si es tan buena como la novela, entonces va a ser fantástica.





jueves, 2 de marzo de 2017

El Psicoanalista, de John Katzenbach

«Feliz aniversario, doctor. Bienvenido al primer día de su muerte.» Así comienza el anónimo que recibe el psicoanalista Frederick Starks, y que le obliga a emplear toda su astucia y rapidez para, en quince días, averiguar quién es el autor de esa amenazadora misiva que promete hacerle la vida imposible. De no conseguir su objetivo, deberá elegir entre suicidarse o ser testigo de cómo, uno tras otro, sus familiares y conocidos mueren por obra de un psicópata decidido a llevar hasta el final su sed de venganza.

Dando un inesperado giro a la relación entre médico y paciente, John Katzenbach nos ofrece una novela emblemática del mejor suspense psicológico. La edición publicada en 2012 para conmemorar el décimo aniversario de la primera edición original de El psicoanalista, incluye un epílogo que John Katzenbach ha escrito especialmente para los lectores en lengua española.”

John Katzenbach nació el 23 de junio de 1950 en Princeton, Nueva Jersey, Estados Unidos. Es hijo de un conocido político estadounidense llamado Nicholas Katzenbach, con cierto protagonismo durante la época del mandato de John F. Kennedy. Su madre, Lydia Phelps, es psicoanalista (cosa curiosa teniendo en cuenta el título del libro que nos atañe).

John posee una extensa trayectoria como periodista especializado en la rama judicial, trabajo que a lo largo de su vida ha ido compaginando con la escritura. Ha sido reportero de la corte criminal para el Miami Herald y el Miami News, además de caracterizarse por sus publicaciones en la revista Herald Tropic. Parte de su trabajo también ha aparecido en muchos otros periódicos, entre ellos el Washington Post, el New York Times y The Philadelphia Inquirer.


John Katzenbach 

Todo este largo bagaje en el periodismo de tipo legal y criminal representó una influencia importante para su carrera como escritor. Publicó su primera novela, Al calor del verano, en el año 1982, la cual fue nominada al Edgar Award a la Mejor primera novela. Además, algunas de sus historias han sido adaptadas al cine. A pesar de que todas sus obras son grandes referentes del thriller psicológico, El psicoanalista, publicada en 2002, es sin duda su libro más popular.

Frederick Starks, o Ricky para los amigos, es un psicoanalista con una larga trayectoria que el día de su 53º aniversario recibe la carta de un psicópata que se hace llamar a sí mismo Rumpelstiltskin (el nombre del personaje antagonista de un clásico cuento de hadas de origen alemán), y que al parecer conoce en gran detalle la vida de Ricky. Rumpelstiltskin le da un ultimátum en la carta: tiene quince días para descubrir su verdadera identidad. En caso contrario, tendrá dos alternativas: suicidarse o ver cómo es destruida, una a una, la vida de algún familiar suyo. La única pista que Ricky tiene es el hecho de que la causa de las amenazas se debe a algún acontecimiento del pasado, que ahora no recuerda, y que lo ha hecho acreedor a la insólita venganza. Entre las normas del juego está no dar aviso a la policía y formular sus dudas o inquietudes a través del periódico, las cuales serán respondidas puntualmente por Rumpelstiltskin por ese mismo medio.

Aún presa de la consternación, Frederick Starks ve cómo la venganza empieza a tornarse real. No ha pasado mucho tiempo de haber recibido la nota cuando es visitado por una atractiva mujer que se hace llamar Virgil, y que se presenta como ayudante del señor R para asegurarle que el contenido de la carta es real. A continuación, algunos familiares reciben inquietantes amenazas, más tarde uno de sus pacientes muere en raras circunstancias, no sin antes dejar una nota en que menciona a Ricky y a su aparentemente fallido tratamiento. Poco después, una antigua paciente presenta una denuncia en su contra acusándolo de violarla durante sus sesiones. Y para colmo de males, sus cuentas bancarias empiezan a desaparecer una a una, dejándolo en bancarrota.

Ricky se da a la tarea de descubrir la identidad de Rumplestiltskin, quien a todas luces no piensa tener piedad alguna, hurgando en los registros de su pasado, pero a medida que comienza a encontrar las primeras pistas (al parecer todo se relaciona con una antigua paciente que tuvo veinte años atrás y que nunca terminó su tratamiento), las cosas se vuelven más y más complicadas, convirtiendo el juego en una auténtica carrera contrarreloj… Y esto es solo el comienzo…

Con este libro me pasó algo muy curioso: lo comencé a leer hace muchos años, me arriesgaría a pensar que fue hace casi una década, y leí toda la primera mitad del libro, la cual comprende justamente la totalidad de la primera parte (Una carta amenazadora). El libro pertenecía a una de las bibliotecas públicas de la cuidad, y justo cuando llegué a ese punto y fui a renovar el préstamo, me informaron que alguien lo había reservado y que debía entregarlo. Mala fortuna. No tuve más opción que devolverlo, y por alguna razón el tiempo pasó y pasó, y la continuación del libro fue quedando postergada de manera indefinida…

Hace unos tres años tuve la suerte de ganar un concurso organizado por el Círculo de Lectores Colombia, y me hice acreedor a un premio de $200.000 pesos colombianos, canjeable por libros de la editorial. Al final fueron cinco los libros elegidos, y entre ellos llegó a mis manos El psicoanalista, de John Katzenbach, el cual escogí pensando justamente en terminarlo de una vez por todas. Pero el tiempo siguió pasando (con un bloqueo lector de por medio), hasta que en diciembre pasado finalmente sentí que era el momento.

La verdad es que me dio flojera releer de nuevo la primera mitad, por lo que me dediqué a releer algunos fragmentos y a pasar por encima las páginas para refrescar la memoria. No fue complicado, pues al final de la primera parte la historia experimenta un giro de ciento ochenta grados, por lo que al iniciar la segunda parte casi tienes la sensación de estar comenzando un nuevo relato.

Fue grato volver a retomar la historia de Ricky, y ya con este gran giro inyectarle un nuevo aire a la lectura, que en ese punto se torna bastante interesante. He visto buenas críticas de Katzenbach, pero este es el único libro que he leído de él. Me pareció un argumento interesante, la novela es atrapante y, dado el quid de la historia, durante toda la lectura quieres saber cómo va a terminar esta cacería del gato y el ratón, lo cual hace que sea difícil soltar el libro. La narración es ágil y amena. El único pero, tal vez, es que a veces la historia da muchas vueltas alrededor del personaje de Ricky, sus elucubraciones, sus suposiciones, lo que cree y lo que deja de creer… Es algo que por momentos hace que la lectura se ralentice.

Aparte de eso, es un libro que me gustó mucho. El esperado desenlace está a la altura de todo el desarrollo previo, y las últimas páginas sin duda dejan el listón muy alto. Muy recomendable.

:)



martes, 28 de febrero de 2017

Quien pierde paga, de Stephen King

“«Despierta, genio». Así comienza la fascinante nueva novela de Stephen King sobre un lector fanático. El genio es John Rothstein, un autor de culto, creador del personaje de Jimmy Gold. Morris Bellamy está fuera de sí, no solo porque Rothstein haya dejado de escribir, sino también porque considera que el inconformista Jimmy Gold se ha vendido para dedicarse a la publicidad. Morris decide matar a Rothstein y vacía su caja fuerte para llevarse no solo todo el dinero sino además el verdadero tesoro: los cuadernos de notas de otra novela protagonizada por Jimmy Gold. Morris lo esconde todo y al día siguiente acaba en la cárcel por otro crimen terrorífico.

Décadas más tarde un chico llamado Pete Saubers encuentra el tesoro y ahora son él y su familia a quienes han de salvar Bill Hodges, Holly Gibney y Jerome Robinson del vengativo y trastornado Morris cuando salga de la cárcel tras treinta y cinco años encerrado. Desde Misery Stephen King no había vuelto a retratar a un lector cuya obsesión por un escritor irá demasiado lejos. Quien pierde paga es un thriller absorbente, de ritmo vertiginoso, pero también es un libro sobre cómo la literatura puede moldear una vida para bien, para mal, para siempre.”

Parece sorprendente que hayan pasado dos años desde que leyera y reseñara la primera entrega de esta trilogía que comenzó con Mr. Mercedes. Y es que, lamentablemente, los lectores de habla hispana debemos esperar un buen tiempo a que las novelas de autores como Stephen King sean traducidas y publicadas en nuestros respectivos países. Para colmo, aún siguen pasando un par de meses desde que las obras ven la luz en España hasta que llegan a Latinoamérica. Aún sueño con el día en que lleguemos a lanzamientos mundiales en simultáneo, donde todos los lectores disfrutemos de la buena nueva sin tener que esperar tanto tiempo, como recuerdo que en alguna ocasión sucedió con el último libro de la saga Los hijos de los tierra, de Jean M. Auel.

Pero bueno, también es cierto que ha habido un gran cambio desde los tiempos en que los libros tardaban años en llegar, caso de La cúpula, por ejemplo. Tiempos que gracias al cielo están en el pasado…

Quien pierde paga es la segunda entrega de una trilogía iniciada con Mr. Mercedes, cuya reseña pueden leer haciendo click en este link, y que termina con The end of watch, aún no publicado en nuestro idioma. En la primera novela conocíamos a William Hodges, un inspector retirado que pasa las tardes en su casa, solo, viendo la televisión mientras toquetea su arma, tratando de lidiar con el inagotable tedio que cada día se apodera de su vida. Hodges recibe una carta anónima de parte de alguien que se atribuye la autoría de la tragedia del Centro Cívico, donde varias personas resultaron muertas y decenas lesionadas luego de que un tipo las arrollara en su Mercedes. Hodges se ve impelido a ponerse en acción, apoyado por personas que irá conociendo en el camino.

Brady Hartsfield, el psicópata, es un hombre perturbado criado en un ambiente bastante particular. Aunque actúa por impulsos, también hace gala de una buena dosis de premeditación para cometer sus actos, como nos daremos cuenta al conocerlo mejor. Es un personaje que a la larga resulta tan repelente como atractivo para el lector.

Tras una cacería en que por momentos es el ratón el que persigue al gato, la novela termina con una gran confrontación y un inesperado giro final que, en lo personal, me dejó la miel en los labios.

Tras iniciar Quien pierde paga con unas muy altas expectativas (el libro ya venía siendo muy bien referenciado), la primera sorpresa llegó al descubrir que nuestros amigos del primer libro realmente tardan mucho en aparecer, y solo tras la primera mitad del libro tendrán verdadero protagonismo. Quien pierde paga es una novela que en gran medida es independiente de la primera.




Morris Bellamy es un lector que está obsesionado con la obra de John Rothstein, creador del personaje de Jimmy Gold y quien ha decidido mandarlo a paseo de la peor manera para dedicarse a otros asuntos. Morris está indignado con lo que el autor le ha hecho a su personaje favorito y urde un plan para visitarlo en su casa de retiro, asesinándolo y huyendo con el contenido de su caja fuerte: los cuadernos de notas de otra novela protagonizada por Jimmy Gold, además de una gran suma de dinero. Aunque esto último es lo que menos le interesa a Morris.

Bellamy lo esconde todo, y en su mente ya se imagina cómodo y a salvo degustando nuevas e inéditas aventuras de su personaje preferido. Pero al otro día despierta en la cárcel, encerrado por otro crimen terrible y con una sentencia que lo tendrá alejado de su preciado tesoro por décadas.  

Muchos años más tarde, por esas jugarretas del destino, dicho tesoro termina en las manos de un chico llamado Pete Saubers, ávido lector y estudiante ejemplar, quien sí tendrá el placer de disfrutar de la obra inédita… y del dinero, con el cual ayuda a solventar temporalmente las acuciantes dificultades económicas de su familia.

Es entonces cuando, treinta y cinco años después, Morris sale libre con un único objetivo: recuperar su tesoro a como dé lugar. Y de vuelta a la cacería, donde veremos de nuevo al inspector Hodges y compañía entrando en acción para proteger a Pete y a su familia de este otro asesino hambriento de venganza.

Aunque la primera mitad fue un poco irregular, Mr. Mercedes fue una novela que disfruté bastante, especialmente su recta final. Pero Quien pierde paga me atrapó por completo desde las primeras páginas y no me soltó hasta el final. Todo el tema del tesoro escondido, los libros inéditos, el asesino que sale de la cárcel con sed de venganza, entre otras cosas, me encantó. Esta novela toca el tema del coleccionismo, de las rarezas inéditas, del valor del libro como objeto material, y esos son asuntos que me gustan especialmente, siendo como soy un coleccionista de libros además de apasionado lector. La novela tiene muchas idas y vueltas, es una telaraña de hechos que se van desarrollando de manera magistral en la pluma de Stephen King, quien nunca baja el nivel durante toda su extensión. Todavía recuerdo cómo volaron las páginas, ansiando en todo momento esa confrontación final con Hodges y los demás.

Es curioso, pero una parte de nosotros casi simpatiza con Morris, y hasta en algún momento llega a sentir pena por él. Es tal vez esa parte de nosotros que, como lectores, hace que exista una empatía con la parte del asesino que lo único que quiere es leer la maldita historia, aunque desde luego haya hecho cosas nefastas para lograr sus fines. Un asesino, por cierto, tan complejo como el anterior.




Cabe anotar también que, entremedio de la historia, hay espacio para sucesivas referencias a los hechos acaecidos en el primer libro, además de una serie de visitas que nuestro amigo Hodges le realiza a un viejo conocido en su lugar de reclusión (no quiero decir su nombre para no correr el riesgo de dañarle la sorpresa a alguien). Cada encuentro va aumentando en tensión, hasta una escena final que definitivamente la rompe, de lejos. Solo escribiré cuatro letras: Cloc. :)

Flipé con esa parte. Creo que hacía varios títulos que no disfrutaba tanto de una novela del Maestro.

Encima en esta ocasión tuve la compañía de mi amigo Diego Bialos, de Argentina, con quien leí el libro de manera conjunta, comentando, debatiendo y señalando los aspectos más llamativos, lo que siempre es un plus adicional. Creo que devoramos el libro en una semana como mucho.

El final, una vez más, solo te hace ansiar con todas las ganas la última novela, The end of watch, que promete ser brutal. Espero que no tarde mucho en llegar a nuestro país.

El Maestro, sin duda, lo ha hecho de nuevo con esta trilogía.

Un dato para finalizar: mucha gente estuvo en desacuerdo con la traducción del título, Quien pierde paga. Muchos habrían preferido dejarlo como en el original, Finders keepers, una expresión que viene a significar "El que se lo encuentra se lo queda". 


:)



jueves, 16 de febrero de 2017

Latitudes Piratas, de Michael Crichton

“El Caribe, 1665.

Las diferentes islas del Mar Caribe están controladas por españoles, ingleses y franceses que batallan constantemente entre ellos, y por piratas que atacan, roban, raptan y matan por los tesoros de los otros. La isla de Jamaica es una colonia británica y su capital, Port Royal, es una ciudad peligrosa y llena de tabernas, burdeles y violentos asaltos en cada esquina. En ella, el gobernador, sir James Almont, oye rumores de que El Trinidad, un galeón español cargado de tesoros de valor incalculable, está anclado junto a una fortaleza española, y decide encargarle al corsario Charles Hunter que reúna un grupo de bucaneros para abordar el barco. Esta banda de aventureros deberá luchar no solamente contra Cazalla, el famoso y sangriento comandante favorito del rey español Felipe IV, sino también contra huracanes, caníbales y monstruos marinos. Pero esta no será la única batalla que sir James Almont tendrá que librar…”

Michael Crichton nació en Chicago, Illinois, el 23 de octubre de 1942. Fue médico, escritor y cineasta, y llegó a ser considerado el creador del tecno-thriller.

Estudió antropología en la Universidad de Harvard, donde se graduó en 1964 con la mención summa cum laude (es decir, “sumamente destacado” o “con los máximos honores”). Obtuvo un pregrado académico en artes cursado en la Escuela de Medicina de Harvard, y un año más tarde se marchó a Europa donde, con solo 23 años, comenzó a impartir clases como profesor visitante en la Universidad de Cambridge, en Inglaterra. Gracias a una beca continuó su viaje por toda Europa y parte de África del Norte, antes de regresar a Estados Unidos.

Michael Crichton
De vuelta en su tierra natal, comenzó a estudiar medicina, carrera que pagaba escribiendo novelas, algunas de ellas bajo el seudónimo de John Lange. Se graduó en 1969, tras lo cual prosiguió con un posgrado en el Instituto Salk de estudios biológicos.

A pesar de que sus novelas se caracterizan por tener como base la ciencia y la tecnología, la verdad es que Michael carecía de formación académica científica, fuera de la medicina, por supuesto. Sin embargo, Crichton ofrece siempre en sus historias una gran cantidad de material real informativo, tanto a nivel de investigaciones como prensa y estudios científicos, que sirven como base para los argumentos con los cuales desarrolla su obra. 

Es la única persona que ha tenido simultáneamente, en Estados Unidos, el libro más vendido (Acoso), la película número uno en la taquilla (Parque Jurásico) y la serie de televisión con mayor audiencia (ER (Urgencias)).

Tras la publicación de su novela Estado de miedo en 2004, Crichton intensificó su participación en conferencias relacionadas con el cambio climático y el calentamiento global.

En suma, una hoja de vida bastante sobresaliente.

Latitudes piratas fue su obra póstuma. Crichton falleció de cáncer el 4 de noviembre de 2008, y la novela vio la luz un año después, en 2009.

Había leído tres novelas suyas por allá en 2003 (Parque jurásico, Rescate en el tiempo y La amenaza de Andrómeda), y la verdad es que no me explico cómo pasaron trece años sin que volviera a leer algo de Crichton. Esas novelas me habían encantado, especialmente las dos primeras. Ni qué decir tiene, además, que Parque jurásico se ha convertido en una franquicia conocida a lo largo y ancho del globo, con cuatro películas ya en su haber. Otras historias suyas que han sido llevadas al cine seguramente les serán familiares: Congo, Esfera, El gran robo del tren y Mundo perdido, la secuela de Parque jurásico. En la pasada Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín, en septiembre, encontré nada menos que cinco novelas de Michael Crichton a un precio increíble, por lo que me hice con ellas al instante y supe que era el momento perfecto para volver a leer sus trepidantes letras.




La elección fue, entonces, Latitudes Piratas, su obra póstuma. Tenía muchas expectativas, y todas ellas fueron superadas. Como su nombre lo indica, en esta historia no tenemos ciencia, tecnología, mutaciones o clonación in vitro. En esta ocasión Michael cambia todo eso por piratas, buques corsarios, puertos peligrosos y tesoros escondidos. Y vaya que la rompe con esta novela.

Charles Hunter es un corsario inglés que a las órdenes de sir James Almont, gobernador de Port Royal, forja un plan para abordar a El Trinidad, un galeón español cargado de tesoros de valor incalculable. Hunter es el corsario por excelencia: aventurero, valiente, mujeriego, sagaz, intrépido, inteligente y con buen sentido del humor. Un protagonista con el que simpatizas desde las primeras páginas. Aprovechando la gran oportunidad que le ofrece Sir Almont, acepta la propuesta e inicia el reclutamiento de su tripulación. Sus principales aliados, cada uno experto en una materia diferente, son de lo más variopinto, y esta parte de la novela, en la que los va ubicando uno a uno a lo largo de puertos abarrotados y bares de mala muerte para unirlos a su causa, fue uno de los pasajes que más me gustó.  




Ya con su grupo bien armado de bucaneros, Hunter se hace a la mar en pos de su objetivo. Pero su misión no será nada fácil. Cazalla, un comandante español, favorito del rey español Felipe IV y famoso por su crueldad y astucia, será el antagonista contra el que tendrá que enfrentarse para lograr su cometido. Además, el navío se halla fuertemente custodiado en la inexpugnable fortaleza española de Matanceros, lo que implica un mayor grado de dificultad…

El libro tiene de todo: batallas navales, traiciones, amoríos, tormentas despiadadas, multitud de giros inesperados, planes que a primera vista parecen imposibles y situaciones aparentemente sin salida en las que Hunter y compañía se encuentran una y otra vez, todo con una interesante base histórica y un gran dominio de todo lo relacionado con los mares y la navegación.

He leído muchas y muy buenas novelas en mi vida, pero no recuerdo ninguna en el pasado cercado tan llena de acción y aventuras. Mientras devoraba las páginas del libro sentía que hacía mucho que no vivía una aventura como esta, una historia de piratas en todo el sentido de la palabra y con todo lo que ello representa. Fue como una versión más cruda de la saga cinematográfica de Piratas del Caribe. De hecho, no dejé de pensar en lo que sería una versión adaptada al cine, hecho que de alguna manera sirvió para imaginar todo nítidamente en mi cabeza. Me hizo recordar a La isla del tesoro, la clásica novela de Robert Louis Stevenson, y de cómo disfrutaba de este tipo de historias cuando era chico.

Sin alargar más, esta fue una novela que disfruté enormemente y que no puedo dejar de recomendar con gran entusiasmo.


Un grande Crichton, sin duda. Esta obra póstuma no pudo haber sido mejor colofón a su magnífica obra.



viernes, 10 de febrero de 2017

Seis Tumbas en Múnich, de Mario Puzo

“Durante la Segunda Guerra Mundial, gracias a su prodigiosa memoria y a su talento para descifrar textos codificados, Mike Rogan ingresa en la Sección de Inteligencia del Ejército americano, poco después de casarse con Christine. A raíz del desembarco de las tropas americanas en Francia, Rogan es enviado a Europa en misión de escucha de mensajes. Pero por un error cae, junto a Christine, en manos de la Gestapo, para acabar en el Palacio de Justicia de Múnich, donde serán sometidos a una violencia extrema. Con tal de ahorrarle sufrimiento a su mujer, Rogan revela las claves de los códigos americanos. Aún así, sus siete verdugos, tras anunciarle la muerte de Christine, le disparan un tiro en la cabeza. Sin embargo, horas después es encontrado vivo. Tras numerosas operaciones, Rogan le cuenta a Bailey, agente del FBI, la historia de su ejecución y sus planes de venganza; encontrar y acabar con los autores de su desgracia. Diez años después, en 1955, Rogan dará comienzo su caza…”

Mario Gianluigi Puzo nació en Manhattan, Nueva York, el 15 de octubre de 1920, en el seno de una familia de inmigrantes italianos. Realizó estudios de Ciencias Sociales en la Universidad de Columbia. Sus dos primeras novelas tuvieron una gran acogida de público y crítica: La arena sucia y La Mamma. Sin embargo, su consagración definitiva llegó con la publicación de El padrino, novela por la que se ganó el apodo del “literato de la mafia”.

Hoy en día la historia de los Corleone, gracias a la trilogía cinematográfica, es casi un patrimonio histórico del séptimo arte. Las dos primeras entregas, basadas ambas en su novela y dirigidas por Francis Ford Coppola, le valieron nada menos que sendos premios Óscar a mejor guionista. Ambos filmes, además, ganaron en su momento el premio a mejor película. La tercera entrega, escrita directamente para la pantalla, le valió también una nominación, aunque al final no obtuvo el galardón.

Mario Puzo falleció en su casa de Long Island el 2 julio de 1999 a causa de un infarto agudo de miocardio, poco después de finalizar la escritura de Omerta, y dejando como legado novelas como Los tontos mueren, El siciliano, La cuarta K y El último Don.

La novela Seis tumbas en Múnich ocupa un lugar menor en su obra. Fue publicada bajo el seudónimo de Mario Cleri, y permaneció inédita en castellano durante mucho tiempo. Fue escrita inmediatamente antes de El padrino, y si entramos en comparaciones la verdad es que la novela protagonizada por la familia Corleone, que leí por allá en 2010, opaca por mucho a la historia reseñada en esta entrada.

No obstante, Seis tumbas en Múnich tampoco pretende demasiado.  Es una novela corta, de apenas 174 páginas, narrada de manera muy ágil y con la habitual calidad de Mario Puzo. En esta historia el autor no se anda con rodeos en ningún tramo de la historia, yendo al grano desde la primera página y llevándonos sin respiro tras los pasos de Mike Rogan, un antiguo integrante de la Sección de Inteligencia del Ejército Norteamericano que durante la Segunda Guerra Mundial prestó su prodigiosa memoria y su talento para descifrar textos codificados al servicio de los Aliados. Rogan fue capturado y torturado por los alemanes, y ahora busca vengarse de las siete personas que asesinaron a su novia Christine en el Palacio de Justicia de Múnich en 1945.


Mario Puzo


Cual lista negra, Rogan va tachando con sangre a sus antiguos captores, uno a uno y sin piedad alguna. Corre al año 1955 y Michael considera que ha esperado lo suficiente. Lo conocemos por primera vez en Hamburgo, en un club nocturno donde ajusticia a su segunda víctima: Karl Pfann. «Llevo dos y me faltan cinco», piensa Rogan con crudeza. Allí mismo conoce a Rosalie, una prostituta de la que se encariña y que será su compañera a lo largo de la novela.

Más adelante tenemos un flashback en el que se nos cuenta cómo comenzó todo, de qué manera Michael Rogan se vio inmerso en la sangrienta acción de la Segunda Guerra Mundial gracias a su inteligencia. Es allí donde entendemos en profundidad la razón de su venganza.

Mario Puzo con el premio Óscar
Y acto seguido, de vuelta a 1955 y a la acción. Rogan sigue tachando nombres de su lista… pero entonces aparece Bailey, un agente del Servicio de Inteligencia estadounidense que sigue de cerca los pasos de nuestro protagonista y que no tiene problema con que Michael siga con su cacería… siempre y cuando haga las cosas a su manera…

La novela se lee en un santiamén. La tenía en lista de espera hacía bastante tiempo, y ahora me pregunto por qué la hice esperar tanto. La verdad es que resulta bastante entretenida, la lectura perfecta para pasar el rato entre otras lecturas más densas o extensas. Me gustó mucho, y aunque tenga un estilo más ligero que el de El padrino, fue grato volver a leer algo de Mario Puzo después de tanto tiempo.

Como nota de color, la edición es muy bonita, en tapa dura impresa y con una portada al mejor estilo de las revistas pulp que tuvieron su auge en las décadas de los 20’ y 30’.


Muy recomendable. :)


lunes, 23 de enero de 2017

Cabal, de Clive Barker

“Aaron Boone sufre de una enfermedad mental, de la cual está siendo tratado por su psiquiatra, Decker. Para su desgracia, Boone es informado por Decker durante una sesión que él es el responsable del asesinato y mutilación de once personas, crímenes que han aterrorizado a la ciudadanía. Antes de perder toda esperanza, Boone comienza a pensar que la salvación se encuentra en un lugar llamado Midian, un lugar en el cual los monstruos pueden tener su santuario.

Boone finalmente descubre que Midian es una laberíntica ciudad que se extiende kilómetros bajo un cementerio. Allí conocerá a las criaturas que lo pueblan. Lori, su novia, es incapaz de creer que Boone sea el autor de los crímenes y se lanza en su búsqueda, sin saber a ciencia cierta si Boone está vivo o no…”

Con esta, la primera entrada del año, sigo poniéndome al día con las reseñas literarias pendientes. Tras un par de meses de receso, ha llegado el turno de una de las novelas más emblemáticas de Clive Barker: Cabal, terminada en el mes de septiembre. En ella tenemos como protagonista a un hombre mentalmente inestable que ha recurrido a la ayuda de un psiquiatra, el cual no le es de gran ayuda precisamente. Tras varias sesiones, el doctor Decker lo convence de ser el responsable de una serie de asesinatos de los que Boone no tiene el menor recuerdo.

Boone se encuentra al filo de la locura, y en uno de sus paseos nocturnos conoce a un extraño sujeto llamado Narcisse que le habla de una aún más extraña ciudad: Midian. Un sitio para los desfavorecidos, para los marginados, un lugar para hombres como ellos. Boone, desesperado, se da a la búsqueda y finalmente logra encontrar la ciudad, nada menos que en las profundidades de un cementerio. Allí habitan criaturas de las que la gente del común preferiría no tener conocimiento. Decker, que tiene sus propios intereses, se lanza en pos de su paciente…

Este es solo el comienzo de la historia… y no quisiera adelantar más detalles para no estropearle la lectura al hipotético lector de este blog.

Cabal me pareció una novela que va de menos a más, a medida que nos adentramos en ese submundo y en todo el verdadero trasfondo de la historia, a medida que conocemos más de esas criaturas que se esconden en las profundidades del cementerio. Como siempre, Barker tiene una visión muy particular de la realidad que nos rodea y de esos otros mundos que están ahí, escondidos pero a la vez tan cercanos al nuestro. El autor despliega toda su horrorosa parafernalia con la naturalidad de siempre, con pinceladas precisas de su prosa estilizada y directa. Fue una novela que me gustó especialmente y cuyo desenlace me tuvo pegado al asiento.

La historia fue llevada al cine en 1990, con guión y dirección del propio Barker, con el nombre de “Nightbreed”. En Latinoamérica se le dio el nombre de “Razas de noche”. Fue protagonizada por Craig Sheffer, Anne Bobby y nada menos que David Cronenberg, el director de cine canadiense que inmortalizó “La Mosca” y que adaptó también la novela de Stephen King “La zona muerta”. La cinta fue un fracaso en taquilla, pero rápidamente se convirtió en una película de culto entre los amantes del género.




También tuvo adaptación al cómic con el título de la película, e incluso una adaptación más titulada “Hellraiser vs Nightbreed: Jihad”, en la que se combinaban estas dos obras emblemáticas de Barker.

Como la mayoría de los libros de Barker en castellano, Cabal es bastante difícil de conseguir. Se ha editado pocas veces e incluso su última edición, la de la Factoría de Ideas, es complicada de hallar. Sin embargo, vale la pena darse a la búsqueda.

Muy recomendable.





viernes, 18 de noviembre de 2016

Canción de Hielo y Fuego, la Precuela: El Caballero de los Siete Reinos, de George R.R. Martin

“Cien años antes de Juego de tronos… llega por fin la precuela de la aclamada Canción de hielo y fuego...

Doscientos años después de la Conquista, la dinastía Targaryen vive su apogeo. Los Siete Reinos de Poniente atraviesan un momento de relativa paz en los últimos años del reinado del buen rey Daeron. Es con este escenario como telón de fondo que Dunk, un muchacho pobre del Lecho de Pulgas, tiene una oportunidad única: dejar su vida miserable y convertirse en el escudero de un auténtico caballero.

Pronto, el caballero muere y Dunk decide tomar su lugar y hacer historia en el torneo de Vado Ceniza. Es aquí donde conoce a Egg, un niño de diez años, tímido y enjuto, quien en realidad es mucho más de lo que parece ser. Dunk acepta a Egg como su escudero y juntos viajan por Poniente en busca de trabajo y aventuras. Una gran amistad nace entre ellos, una amistad para toda la vida, incluso cuando, años más tarde, ambos tendrán un papel fundamental en la estructura de poder de los Siete Reinos.

Los tres relatos que conforman El caballero de los Siete Reinos nos sumergirán en un mundo más amable que el de Juego de tronos, pero que ya nos muestra la génesis de los acontecimientos sangrientos, alucinantes e inesperados de las generaciones futuras. Llenas de torneos y parafernalia medieval, romance y aventura, estas son historias con un aire de heroico esplendor y delirio inocente, ubicadas en el largo otoño del mundo varias décadas antes de que los Stark comenzaran a declarar «Se acerca el invierno» y de que el mundo se convirtiera en un lugar oscuro y sin escrúpulos. Al final de este volumen se abrirán más posibilidades en el bello y complejo universo de la Canción de hielo y fuego, que nos dejará en vilo hasta la entrega de los últimos relatos de esta precuela.”

No hay duda de que Canción de Hielo y Fuego es una de las grandes sagas de la literatura universal. En mi opinión, la más colosal y ambiciosa jamás escrita. Aunque es fácil encajarla dentro del género de la fantasía épica, la obra de Martin tiene de todo: fantasía, terror, drama, acción, aventura y una gran dosis de batallas, traiciones y conspiraciones palaciegas en la línea de las clásicas historias medievales. De hecho, en su primer volumen, Juego de tronos, la magia, lo desconocido y lo sobrenatural prácticamente están en un segundo plano.

Más tarde habrá magia, hechizos y maldiciones, seres oscuros y dragones, pero es un hecho que Canción de Hielo y Fuego sienta sus pilares más sobresalientes en la disputa del poder, representado en la historia por las grandes casas que luchan por el codiciado Trono de Hierro que rige los Siete Reinos, para lo cual el autor se ha inspirado en la historia medieval, especialmente en la Guerra de las Dos Rosas, la guerra civil que en el siglo XV enfrentó a la Casas Lancaster y York en una pugna por el trono de Inglaterra.

He tenido la fortuna de leer los cinco libros publicados hasta el momento, de un estimado de siete (toco madera para que el sexto llegue más pronto que tarde y para que mi tocayo viva lo suficiente para terminar lo que empezó), y todos en su momento han sido reseñados en este blog. No está de más, ya que estamos, hacerle la invitación al lector de este blog para que, si gusta, le eche una lectura a las referidas reseñas siguiendo los siguientes links:


Ahora bien, la publicación del libro que nos compete en esta reseña, El Caballero de los Siete Reinos, fue una gran noticia para todos los que hemos venido siguiendo de cerca el desarrollo de la historia (sea a través de los libros o de la exitosa serie de televisión emitida por el canal HBO). Es, de alguna manera, un aliciente para la larga espera que significa aguardar a que nuestro querido George R.R. Martin escriba, corrija, edite y publique las sucesivas entregas. Esperas que cada vez se hacen más largas…


George R.R. Martin


El libro está compuesto por tres novelas cortas, cada una de poco más de un centenar de páginas, protagonizadas por dos individuos bastante particulares: Dunk, un muchacho huérfano que se crio en el Lecho de Pulgas de Desembarco del Rey y que sueña con convertirse en un auténtico caballero; y Egg (“Huevo”), un niño de diez años que está dispuesto a cumplir las funciones de escudero del novato caballero. Juntos viajan por Poniente en busca de aventuras y de señores honorables a los cuales prestar su servicio.

Aunque estamos ante una serie de historias más amigables que las de Juego de Tronos, en estas tres novelas cortas no faltan las batallas, las traiciones, las muertes y los actos heroicos. Y a pesar de que la acción toma lugar cien años antes del inicio de la saga, en lo personal fue todo un placer volver a Poniente, a los Siete Reinos, y toparse con ese gran marco de fondo al cual estamos acostumbrados.

El caballero errante: La historia comienza durante el reinado de Daeron II Targaryen, noventa años antes de los eventos transcurridos en Juego de Tronos. Cuenta la historia de cómo Dunk se convirtió en un caballero errante y conoció a su escudero, un joven llamado Egg, quien resulta ser más de lo que aparenta. Más adelante narra los eventos acaecidos en el Torneo de Vado Ceniza, en el que Dunk debuta como competidor en las justas, y que termina con un poco común juicio por combate con media realeza involucrada.” Fue la historia que más disfruté de las tres. Recuerda en cierta medida el clásico relato del joven que surge de la nada para emprender un camino desconocido que finalmente lo lleva a convertirse en héroe. En este caso no llega tan lejos, pero sí es genial ver a Dunk y a Egg —humildes, errantes y con lo que llevan encima como única pertenencia— codeándose con la realeza e involucrados en lizas contra legendarios caballeros. Además, la dupla que conforma este par de chicos dispares da pie a situaciones bastante cómicas, lo que hace la lectura divertida además de interesante.

La espada leal: “Los Siete Reinos están en un estado de caos. Una plaga devastadora, la Gran Epidemia Primaveral, se ha llevado a cientos de miles de personas, incluido el rey, pasando a ser ocupado el trono por su hermano Aerys I Targaryen. En esta historia, con el trasfondo de la Primera rebelión de Fuegoscuro, la ancestral Casa Osgrey es condenada a vivir de la caridad en un aislado torreón. Su vecina, Lady Rohanne de la Casa Webber, asola sus tierras provocando una gran sequía. Dunk y su escudero Egg viajan por las tierras del Dominio, y se convierten en espadas leales de Ser Eustace Osgrey, para más adelante tratar de solucionar el conflicto ocasionado entre ambas casas.” Fue tal vez el relato más ligero de los tres. Tras las emociones vividas en El caballero errante, los sucesos narrados en La espada leal resultan menos… trascendentales, por decirlo de alguna manera, no obstante lo cual la historia cuenta con no pocas sorpresas y giros inesperados, escenas cómicas y tensas a partes iguales, un desenlace bastante curioso y personajes muy bien dibujados, tal y como nos tiene acostumbrados George R.R. Martin.  

El caballero misterioso: “Los Siete Reinos gozan de un período de paz, pero hay cierta inquietud bajo el rey Aerys I y su Mano, Lord Brynden Ríos. Hombres del Hierro están atracando en la costa oeste, y hay rumores recientes de que se avecina una nueva amenaza de los Pretendientes Fuegoscuro. Dunk y Egg están viajando al norte desde Tiesa con esperanzas de ver el Muro, pero les llega la noticia de que va a celebrarse un torneo en Murosblancos. La celebración de la boda y el torneo se convierte en el pretexto para que se inicie la Segunda Rebelión Fuegoscuro, donde se habían reunido muchos de los seguidores del dragón negro.” En esta tercera y última historia Dunk y Egg se ven nuevamente envueltos en lizas y contiendas, otra vez en medio de caballeros y grandes señores. En esta ocasión es el castillo de Muros Blancos el escenario de un torneo en el que convergen personajes de todo tipo, cada uno con sus propias motivaciones. Aunque se trate de un relato de mayor calibre que el anterior, la verdad es que Martin tarda mucho en poner la carne en el asador, extendiéndose en decenas de páginas en que no pasa nada realmente relevante. No obstante, el desenlace es bastante interesante y sirve de muestra de lo que vendrá décadas más tarde en la historia de Poniente.

En suma, un libro con una calidad narrativa incuestionable, que todo fan de la saga no puede dejar de leer. El caballero de los Siete Reinos es una lectura amena, entretenida e interesante. A pesar de que los escenarios y personajes no son aquellos a los que estamos acostumbrados por los cinco volúmenes de la saga y las seis temporadas de la serie de televisión, de verdad resulta gratificante visitar los Siete Reinos, ver en escena a la realeza Targaryen y ser testigo de todo lo que conllevan las clásicas justas, todo a través de una perspectiva más humilde como lo es la de Dunk y Egg. Aquí pasamos de presenciar las vivencias de reyes y reinas, príncipes y damiselas, a seguir de cerca un humilde caballero errante y a su peculiar escudero.

Existe una hermosa edición en inglés, en tapa dura con sobrecubierta, y con ilustraciones en blanco y negro a cargo de Gary Gainni:






La intención de Martin ha sido continuar con esta serie de historias de Dunk y Egg, y parece ser que existen varias en planificación, pero hasta el momento ninguna otra se ha concretado.

Cabe anotar también que las dos primeras historias contenidas en este libro fueron adaptadas al cómic, los cuales fueron publicados en castellano por el sello DeBolsillo de la editorial Penguin Random House. Lastimosamente no se consiguen en nuestro país, pero yo he sido afortunado: uno lo conseguí en Argentina y el otro lo recibí hace poco como obsequio de un amigo:





Saludos!


Nota: Las breves sinopsis de las tres novelas cortas fueron extraídas de Wikipedia. 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...