sábado, 11 de diciembre de 2010

La Mitad Oscura, de Stephen King

Cuando Thad Beaumont en pleno bloqueo creativo, después de que su novela Las súbitas bailarinas optara al Premio Nacional de Literatura y lo perdiera, decidió seguir los consejos de su mujer y publicar una serie de thrillers retorcidos y sangrientos bajo el seudónimo de George Stark, no pensó, ni por asomo, que le sería tan difícil «deshacerse» de ese otro yo que, no se explicaba cómo, había dejado de ser ficticio.

Cuando el comisario Alan Pangborn apareció en su casa acusándole de un brutal asesinato, Thad quería afirmar su inocencia, asegurar que nada tenía que ver con todos esos monstruosos asesinatos cometidos tan cerca de su casa, ni con la retorcida mente que protagonizaba sus novelas policíacas, ni con las llamadas de aquella voz que, obscena y susurrante, le pedía al teléfono que se rindiese. Pero ¿cómo podía explicar que sus huellas ensangrentadas aparecieran por todas partes en la escena del crimen?

Los que hayan leído entradas anteriores habrán visto que hace poco conseguí este libro y que, como no podía ser de otra forma habiéndolo estado esperando hace tiempo, lo empecé a leer de inmediato con la mente puesta en terminar El Ciclo de Castle Rock. :)

Y ha resultado genial, todo hay que decirlo, haciendo aparte su relación con el mencionado Ciclo. Curiosamente, siempre había pensado, en base a las sinopsis que había leído en numerosas ocasiones, que esta novela sería una especie de nueva versión del famoso relato de R. L. Stevenson: El Extraño Caso del Dr. Jeckill y Mr. Hyde. Sobre todo teniendo en cuenta la costumbre de Stephen King de renovar los viejos estereotipos del género del terror (léase vampiros, muertos vivientes, poderes mentales, etc.). Pues bien, ha resultado ser totalmente distinto e inesperado.

La historia tiene varios de los componentes de cualquier novela del Maestro del Terror: un escritor por protagonista, un villano terrible (de los mejores de King), una familia atrapada en medio de hechos sangrientos, el terror abriéndose paso en la vida cotidiana, llevándonos a una inevitable confrontación final (uno de los ingredientes que no pueden faltar en una buena novela de King).

Tiene ese sabor a clásico que tanto nos gusta a los fanáticos de King y al terminarlo deja la sensación de haber leído una historia aparentemente sencilla (el protagonista pasa la mayor parte del tiempo en su casa), pero llena de memorables escenas, profundos sentimientos y grandiosos personajes, como no podía ser de otra manera en un relato salido de la pluma del Maestro.

:)

4 comentarios:

Luther dijo...

Difícil de conseguir. En realidad lo he visto un par de veces, literalmente, pero se me ha ido. Y como me enteré del Ciclo de Castle Rock que dijiste, pues he decidido tomarme con calma la espera para leerlo en orden.
Pero eso llega porque llega. Como siempre digo: Si los persigues, se esconden. Ellos tienen vida propia.

Calavera dijo...

Además, ten en cuenta que tanto la Mitad Oscura como la Tienda pueden llegar a tener grandes spoilers que te pueden arruinar los otros libros. ;)

Y sí, tienes razón: los libros tienen vida propia. :D

Pablo dijo...

Acabo de terminar "La Mitad Oscura" y me encantó. Si puedes, pásato en unos días por mi blog para ver la reseña, tengo que subirla. Saludos :)

Jorge Loaiza dijo...

Aqui pueden encontrar el libro -> La mitad oscura de Stephen King

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...