miércoles, 1 de junio de 2011

Un regalo inesperado

Eso fue lo que recibí el pasado lunes de parte de una cliente de la empresa en la que trabajo, y con la cual he tenido cortas pero nutridas conversaciones sobre literatura y música en general.

Se trata de la novela Momo del alemán Michael Ende:




La chica que me lo regaló no es una cliente muy asidua, y de hecho cuando fue hace un par de semanas hacía ya más de un año que no la veía, pero a pesar de ello hemos hecho buenas migas. Siempre que iba hablábamos un poco de lo que estábamos leyendo cada uno, o ahondábamos un poco en los gustos del otro. Es de esas personas con las que congenias casi al instante.

El caso es que hace poco volvió luego de más de un año sin verla, y, entre una cosa y la otra, me contó que me iba a regalar un libro, que lo tenía repetido y que yo le parecía la persona indicada para regalármelo. :) Me contó que el de ella está lleno de subrayados y notas (algo que a muchos les gusta hacer, pero de lo que yo soy incapaz), e incluso comentó que quizá me prestara el de ella para compartir las frases que más le gustaron, etc.

En todo caso, el pasado lunes fue y, tal como lo prometió, me regaló el libro. La verdad es que me parece un detalle muy bonito y desinteresado, teniendo en cuenta que nuestro contacto es poco. Además, para los amantes de la literatura, no hay mejor regalo que un libro.  

De Michael Ende sólo leí La Historia Interminable hace ya 7 años y me pareció una historia fascinante, con sus letras verdes y rojas y su original forma de comenzar cada capítulo. Momo parece ser el otro referente importante del autor, pero no había tenido la oportunidad de leerlo, así que ya quiero terminar Sangre, de Clive Barker, para conocer a Momo, la niña que, según la sinopsis, “posee la extraña cualidad de saber escuchar”. :D

Así viéndolo por encima parece tratarse de una historia entrañable y llena de enseñanzas, o al menos esa es la impresión que me da la sinopsis de la contratapa y las opiniones sueltas que he escuchado alguna vez.

Ya veremos…

;)

6 comentarios:

alcorze dijo...

Como ya te he dicho en el ka-tet es un libro precioso. A mí me parece una pequeña obra de arte. Lo he leído unas cuantas veces y siempre me produce una sensación especial.

Netomancia dijo...

Que hermoso gesto. Algo que no se ve todos los días. Que disfrutes el libro!

✿ Belle ✿ dijo...

son d esos detalles que hacen la vida tan bonita :) ese libro me lo regaló mi abuelo que en paz descanse en alemán, pero aunque lo conservo no lo he leído porque me cuesta leer en alemán aunque lo entiendo (pero hay palabras "pijas" que no y entorpece la lectura). Ya nos cuentas que te parece y a lo mejor me animo a sumergirme en su mundo :)

Luther dijo...

Que le regalen a uno un libro es algo muy bonito. Es una sensación agradable y más para los amantes de la literatura, como dices.
Espero que lo disfrutes, Calavera, y cuídalo bien, que son aquellos detalles que vale la pena conservar.

Calavera dijo...

Gracias a tod@s por sus comentarios! :D

Como dije, ya me muero de las ganas de leerlo!! :)

El Cuervo del Infien-no dijo...

Dios... Momo... ese fue el primer libro "de verdad" que leí en toda mi vida, y gracias a él empecé a interesarme por la literatura. La verdad es que era bastante pequeño cuando me lo leí (unas cuantas veces :P) pero en mi memoria es una historia maravillosa con un mensaje de lo más positivo :)

A ver si te gusta ;)

¡¡Saludos desde el Infien-no!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...