domingo, 24 de junio de 2012

Escalofríos Nº 2: ¡Aléjate del Sótano!, de R. L. Stine


Algo está esperando en la oscuridad…

“El doctor Berger está haciendo un experimento de laboratorio con plantas, en el sótano de su casa. Nada de qué preocuparse. Realmente inofensivo.

Pero Margaret y Charlie Berger están intranquilos acerca de su padre. Especialmente cuando encuentran algunas de las plantas que él está sembrando allá abajo. Entonces se dan cuenta de que su padre está tomando la apariencia de una planta. En efecto, se está llenando de ramas y hojas.

¿Es esto parte del «inofensivo» experimento de su padre? ¿Se ha tornado el sótano en una pequeña tienda de horror?”

Una vez leído el segundo libro de la serie Escalofríos, de R.L. Stine, ¡Aléjate del Sótano!, no pude evitar llegar a dos conclusiones. Primera, que tardé demasiado en seguir con la lectura de la colección (casi cinco meses desde que leí el primer número). Y segunda (que precisamente justifica la primera), que parece ser un patrón el hecho de que el lector adulto comienza leyendo la historia con las expectativas bajas, con la mente puesta en que se trata de una historia para chicos, para luego terminar pegado de sus páginas no queriendo soltar el pequeño libro hasta conocer su conclusión.

Y es que a pesar de que el primer libro me sorprendió bastante, tanto por su atmósfera y sus continuos cliffhangers, como por su trepidante y sorpresivo final, por alguna razón pensé que esta vez sería diferente. Quizá porque este segundo tomo en particular era uno de los cinco que ya había leído hace muchísimos años.

Me equivoqué.

R.L. Stine
La prosa es sencilla, sí, ya lo dije en la entrada dedicada al primer número. Al comienzo la trama roza en lo pueril, por decirlo de alguna manera. Sí. Pero una vez pasas de la mitad resulta increíble (o no tanto) que un libro de apenas ciento veinte páginas, que fue escrito para un público infantil–juvenil, termine enganchándote de tal forma que no quieres soltarlo hasta saber cómo termina.

Hay una atmósfera y un suspenso delicioso, hay giros inesperados, y nuevamente hay un final que sorprende. R.L. Stine lo ha hecho de nuevo, no pude evitar pensar al cerrar las páginas de ¡Aléjate del Sótano! Por eso digo que tardé demasiado en seguir con lo que me propuse a comienzos de año: leer poco a poco, y entre otras lecturas más adultas y extensas, la serie de libros que, por cierto, estoy a punto de completar. Y es que es un rato bastante ameno el que pasa uno con estos libros, dos o tres horas sumamente entretenidas, lo he comprobado, a pesar de haberme adentrado ya en la treintena.

La serie es atractiva, sus portadas son geniales, las historias son originales, a qué negarlo…, ¡y producen escalofríos!

Próximamente: Escalofríos Nº 3, Sangre de Monstruo.

;)

2 comentarios:

Mauro Vargas dijo...

Interesante título que es bastante sorpresivo en su historia, en especial el final, que he recordado desde que lo leí por primera vez. ¿Te acordás que te dije el día que nos encontramos que ese libro tenía un excelente final?
Y confieso que con este título experimenté lo que podría ser un designio de mi pasión por la literatura, en especial mi inclinación a la escritura, cosa que ni se me cruzaba por la mente por aquella época. Mi talento era el dibujo, no las letras, pero mira en lo que ahora estoy enfrascado. Cada vez que recuerdo el libro y lo que inconscientemente sucedió cuando lo leí, descubro una suerte de magia del destino. Pero ya lo contaré más detalladamente cuando reseñe este librito.
Las portadas de Tim Jacobus, como siempre, explícitas e impecables.

Mauro Vargas dijo...

Han reeditado los libros y esta es la nueva protada :http://photo.goodreads.com/books/1328867797l/125542.jpg

No está mal, pero creo que agota la espectativa sobre lo que hay en el sótano y revela gran parte de la historia. Sí, Tim Jacobus es explícito y eso me gusta, pero esta nueva portada llega al extremo de arruinar parte del misterio del libro.
Buena ilustración pero, personalmente, me parece un desacierto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...