lunes, 15 de agosto de 2011

La Cúpula, de Stephen King

Es una soleada mañana de otoño en la pequeña ciudad de Chester’s Mill. Claudette Sanders disfruta de su clase de vuelo y Dale Barbara, Barbie para los amigos, hace autostop en las afueras. Ninguno de los dos llegará a su destino… Una barrera invisible ha caído sobre la ciudad como una burbuja cristalina e inquebrantable…

Dale, veterano de la guerra de Iraq, ha de regresar a Chester’s Mill, el lugar que tanto deseaba abandonar. El ejército lo pone a cargo de la situación, aunque Big Jim Rennie, el hombre que tiene un pie en todos los negocios sucios de la ciudad, no está de acuerdo: la cúpula podría ser la respuesta a sus plegarias.

A medida que la comida, la electricidad y el agua escasean, los niños comienzan a tener premoniciones escalofriantes. El tiempo se acaba para aquellos que viven bajo la cúpula. ¿Podrán averiguar qué ha creado tan terrorífica prisión antes de que sea demasiado tarde?

He estado leyendo reseñas e impresiones en foros y blogs desde que ayer domingo, poco antes de medianoche, terminara La Cúpula (la novela que Stephen King tuvo en el tintero durante 30 años y que originalmente se titulara Los Caníbales), luego de siete días de ávida e imparable lectura, y me he encontrado con opiniones de todo tipo, muchas de las cuales ponen en entredicho varios de los aspectos de la novela.

Así que esto me lleva a pensar que a lo mejor mi opinión sobre la misma es muy parcial cuando digo que a mí me pareció, sin lugar a dudas, una novela impresionante. Tal vez gran parte de ello se deba a la historia personal que hay tras la lectura de la novela. Como ya comentara en una entrada anterior (Un año… y nada…) en la que me lamentaba por la tardanza en la llegada del libro a Colombia, hubo mucha expectativa por mi parte desde el momento mismo de su lanzamiento en USA en noviembre de 2009. Nunca en mi vida había esperado un libro con tantas ansias, excepción hecha del tomo final de La Torre Oscura, la obra magna de Stephen King.

Edición inglesa
Primero con profunda ilusión y luego con física rabia, la espera por la llegada del libro que todos parecían tener se volvió interminable. Y cuando hace poco más de una semana por fin pude tener el libro en mis manos, la sensación de plenitud por la terminación de la espera fue casi inexplicable. Como contaba en la entrada correspondiente (¡Calavera por fin tiene su maldita Cúpula!), tener el libro en mis manos me produjo una sensación casi de irrealidad. No podía dejar de mirarlo con cierta sorpresa, sobre todo por lo rápido que sucedieron las cosas ese día. Así que creo que luego de esperar el libro con tantas ansias, con tanta ilusión, durante casi dos años desde su publicación en USA, su disfrute se vio elevado a la máxima potencia.

El libro me atrapó y subyugó de una forma terriblemente adictiva. Durante los siete días que tardé leyéndolo, la historia, los personajes y el pueblo en sí ocuparon gran parte de mi mente en todo momento. Cada vez que me dedicaba un rato a realizar otras actividades, la adicción se hacía presente y me lanzaba una vez más a sus páginas… :D

La novela me fascinó. Es trepidante, sumamente ágil a pesar de sus 1130 páginas, con un ritmo frenético y avasallador que nunca para y que te hace sentir que no quieres soltarlo ni para ir a dormir. La cúpula misma pasa a un segundo plano a medida que avanza la novela, convirtiéndose tan sólo en una excusa para presentarnos lo que de verdad es importante en la historia: los personajes y las posiciones y reacciones que experimentan al verse completamente aislados del mundo exterior.

Y es aquí donde se presenta justamente uno de los elementos más relevantes de La Cúpula: ya en las primeras páginas Stephen King nos regala un listado de nada más que 64 personajes (además de 3 perros), una cifra que sencillamente lo deja a uno pasmado, aun más al descubrir que todos y cada uno (a pesar de que algunos puedan ser estereotipos conocidos de la obra de King) están magistralmente dibujados y que King los pone a interactuar de manera asombrosa. Y como si fuera poco, no todos los personajes que aparecen en la novela están relacionados en el listado, con lo que la cifra real llega al centenar. Para el lector, y para un escritor aficionado cualquiera, la cifra es apabullante.

Portadas de una edición especial
publicada en Inglaterra. 
A pesar de que hay otras novelas que también cuentan con muchos personajes (La Cúpula me recordó especialmente a La Tienda), en La Cúpula King no se preocupa por ahondar demasiado en ellos, sólo los dibuja con unas cuantas y certeras pinceladas, haciéndolos reales a nuestro ojo mental, y lleva la acción sin darnos el más mínimo respiro. A pesar de que la cifra (1130 páginas) parezca monumental al lector promedio, la verdad es que no se sienten en lo más mínimo. Para mí personalmente, se convirtió en una lectura sumamente amena. Tardé sólo una semana leyéndolo, y quedé con ganas de más.

Los tres primeros días leí un promedio de 115 páginas, pero luego perdí la cabeza con el libro: el cuarto día leí 150, y los tres restantes leí 200 páginas cada día.

Como dije anteriormente, la novela tiene varios aspectos que recuerdan a La Tienda, pero también a Apocalipsis, por la forma en que los personajes toman dos bandos (los buenos y los malos) luego de encontrarse en medio de una situación límite, y también a otra novela de la década de los 80’s que prefiero no mencionar para no dar ideas a quien no haya leído el libro. ;)

La Cúpula parece mezclar varios elementos de dichas historias, no obstante lo cual, mientras avanzas, sientes que el Maestro se superó a sí mismo una vez más… No hay duda de que este libro se codea con otros dos pesos pesados de su bibliografía, Apocalipsis e It, y que es uno de los mejores de los últimos 20 años.

Sobre el final se ha hablado mucho y se seguirá hablando. King tiene fama de cargarse siempre los finales y muchos dicen que esta no es la excepción. Por desgracia, desde comienzos de año me desvelaron una parte importante del final, es decir, el por qué o el origen de la dichosa cúpula. Recuerdo que rabié a más no poder, pero a pesar de ello el disfrute de la novela no mermó un ápice. Sí influyó, en cambio, en la manera de analizar ese final cuando por fin lo leí, porque ya estaba preparado para ello desde un comienzo, así que prácticamente no sabría decir si está bien o está mal.

Edición de bolsillo inglesa, con la
portada que lleva también la edición
DeBolsillo en castellano.
La recta final, eso sí, me pareció apoteósica. A pesar de que King ya nos diera algunas pistas desde mucho antes, no esperaba algo tan impresionante, y de esa manera el escritor de Maine nos regala uno de los pasajes más memorables y conmovedores de toda su carrera. Las páginas finales (las cuales contienen algunos elementos que aunque son acordes a su obra en general, van un poco en contravía con lo que se había desarrollado en esta obra en particular) están llenas de tensión, emotividad e intriga.

Sólo queda decir que el libro me dejó muy satisfecho, me dejó un gran recuerdo y muy buen sabor de boca… :’)

Un aspecto paralelo que me parece importante resaltar es que el mapa, aunque sirve de gran ayuda para saber dónde estamos parados (de hecho, imprimí uno a todo color para tenerlo a mano), tiene una gran falencia: algunos de los lugares que aparecen en él apenas si tienen protagonismo en la historia e incluso son mencionados de paso. Por el contrario, algunos que sí son relevantes, no son relacionados en el mencionado mapa.

Una de las ediciones publicadas en USA traía una baraja con una ilustración de varios de los personajes principales y una descripción de los mismos al respaldo. La verdad es que, aunque es un ítem bastante interesante, prefiero haber creado mi propia imagen de los protagonistas y no haber estado condicionado por las ilustraciones…

Confieso que ahora que terminé la novela siento un gran vacío. Un vacío terrible… Mientras me acercaba al final, pensaba que sólo una lectura de Apocalipsis (leí en dos veces La Danza de la Muerte, su versión recortada, pero hace muchos años) podría llenar ese inmenso vacío…

Esta mañana me levanté hasta un poco desanimado, nostálgico luego de la trepidante semana que pasé sumergido en sus páginas... De hecho, hace un rato cogí el libro y releí algunos pasajes, rememorando escenas y personajes que aún están grabados a fuego en mi cabeza... :')

Ilustración de la portada de la
edición polaca.
La Cúpula es un libro con el que te encariñas. Amas a unos personajes, odias a otros (con toda tu alma), pero ninguno te deja indiferente… Siento que no quiero leer nada en este momento (a pesar de que ya tenía varias lecturas en espera), el libro aún ocupa mi cabeza, y creo que no sólo es por lo bueno que es, por lo impresionantes y vertiginosas que son esas 1130 páginas, sino también porque esperé mucho por ese libro, con mucha ilusión y anhelo desde que viví los preliminares al gran lanzamiento en noviembre de 2009, cuando fueron desvelando poco a poco lo que sería la portada definitiva, por allá a comienzos de octubre…

Seguí de cerca la crónica de los amigos que estuvieron en USA en el lanzamiento y la firma de libros, dos de los cuales son ahora moderadores de TodoStephenKing; fui testigo del lanzamiento en España y de cómo todos se hacían con su ejemplar incluso el mismo día de su publicación; vi con tristeza su llegada a Argentina, luego a México y a otros países…; sufrí con mi espera, con mis infructuosas indagaciones en las librerías colombianas, e incluso llegué a odiar el maldito libro luego de tan impotente y desesperante espera…

Así que no es sólo el hecho de haber terminado una gran novela, una de las mejores de la carrera de Stephen King, mi escritor preferido, sino que también culminó una espera, una ilusión y una expectativa que duró casi dos años…

Es un sentimiento difícil de explicar… :’(

En fin… Espero recuperarme pronto, mirar hacia adelante, y empezar a leer otro libro! :)

El Maestro del Terror
Para terminar, y antes de que me ponga más nostálgico de lo que ya estoy, les dejo tres detalles curiosos:

Primero, que la historia parece estar ambientada en un futuro cercano. Teniendo en cuenta que el 21 de octubre, el día de la Cúpula, es sábado, probablemente la novela podría estar ubicada en el año 2017.

Segundo, que se menciona de paso la película La Niebla, basada en la novela corta de Stephen King.

Y tercero, que en un pasaje bastante perturbador de la novela, Georgia Roux, al ver algunos libros apilados en un rincón de la caravana de Sammy Bushey, le dice: “—¿Nora Roberts? ¿Sandra Brown? ¿Stephenie Meyer? ¿Lees esto? ¿No sabes que Harry Potter es el puto amo?”. Lo que pone de manifiesto la poca simpatía que el Maestro del Terror tiene por la autora de Crepúsculo, y la gran admiración y respeto que tiene por J. K. Rowling. XD

PD: Gracias a tod@s los que me soportaron durante este año y medio. :P




:)

10 comentarios:

Luther dijo...

Como ya te lo había dicho, me alegra mucho que hayas leído esta apoteósica obra, después de tanta espera.
Yo tenía planeado leer más libros en vacaciones, pero cuando acabé La Cúpula, no pude seguir con otro. Agarré "El estigma" de John Saul y no me pude concentrar. Chester's Mill segúa en mi cabeza.
Y me pasó lo mismo que a vos: no llevaba ni un día de acabarlo cuando regresaba a sus páginas y releía algunos pasajes. Fue una experiencia emocionante, de verdad.
Y la maestría de un escritor se reconoce por la construcción de personajes y en La Cúpula están maravillosamente diseñados. Los amas, los odias o sientes compasión con ellos. Creo que ese detalle es donde radica buena parte del poder de la novela.
Aunque es uno de mis favoritos, sin duda, y amo la edición en rústica que me gané tan inesperadamente, aún deseo un ejemplar en pasta dura. Es un libro que lo amerita.

Luther dijo...

Ah, creo que esta es una de las reseñas más esperadas por los Frikings de TSK :D

Sergio Iozzia dijo...

No me acordaba lo de Harry Potter :P

La cúpula es una historia increible, y lo raro es que todos leemos el libro queriendo saber que es lo que hizo aparecer esa condenada cosa sobre el pueblo, pero realmente es secundario. Lo magnífico está en las relaciones interpersonales,al mejor estilo "El señor de las moscas".

Pablo Guzmán Palma dijo...

Uff!, me salté algunos párrafos porque temía encontrar un spoiler. Felicidades por la lectura; jejeje, finalmente lo conseguiste. Yo también tengo ganas de leer ese libro. Lo encuentro y lo compro, así de simple... xD

Sonyromi dijo...

Yo también lo acabo de leer hace poquito y la verdad es que me ha gustado mucho!! Te engancha desde el principio y no puedes parar!
También soy fan de Stephen King y en mi blog puse otra entrada sobre este libro.
Un saludo

Mikel dijo...

Me terminé el libro el mes pasado, fue una aventura alucinante. No he leído mucho Stephen King, siempre he sido más de Ken Follet, pero me dio por leer la torre oscura el año pasado.
Me leí las tres primeras partes y empecé a amar a este escritor, así que decidí hacer un alto en la aventura de Roland y los demás y dejarles una temporada sobre los raíles de Blaine para enfrascarme en La cúpula. Y no me arrepiento.
El final me pareció bastante precipitado, debo admitir, me hubiera gustado un final más terrible para los malvados y que el nombre de los buenos quedara limpio. Bueno, ya entendéis lo que quiero decir.
También me hubiera gustado que se explorase más el asunto de la cúpula... que se descubriera un poco mejor el motivo.
De todas formas me encantó y va a ser uno de mis favoritos de por vida.
Ahora estoy con Mago y Cristal, y cuando termine las aventuras del pistolero en el último libro, tal vez me de por Apocalipsis.

Mikel dijo...

Ah, se me olvidaba comentar una cosa. Como tú dices no todas las críticas favorecen al libro, algunos dicen que si los personajes están reciclados, etc. Bueno, yo les diría a todas esas personas que no es nada fácil escribir casi 1200 páginas con un centenar de personajes coexistiendo los unos con los otros, saber en cada momento quien está haciendo qué y lo que eso va a conllevar. No es fácil tener abiertos tantos argumentos, y saber relacionarlos y resolverlos con la maestría de S.K.
Algunos deberían tenerlo en consideración.

En cuanto a tu opinión estoy completamente de acuerdo con todo lo que dices, y me alegra que escribas sin spoilers porque me gustaría saber lo que opinas de otros libros de este autor que tengo pendientes.

Calavera dijo...

Mikel, gracias por pasar y comentar. :)

¡Welcome to The Blog Of Calavera! ;D

Y bueno, me gusta mucho tu punto de vista, y me alegra que estés adentrándote en el mundo Kinguiano. Ya verás cómo llega un punto en que no puedes parar de leer sus libros. :)

Saludos! ;D

raul san martin dijo...

Hola a todos desde Chile. El año pasado descubrí este Blog y me parece muy pero muy bueno. Te felicito!!. Bueno, respecto de "La Cúpula" (SPOILERS), lo acabo de terminar ayer e hice el duelo de no empezar a leer nada mientras tanto. Me pareció un libro excelente, con un extraordinario desarrollo de los personajes y de la trama. Efectivamente uno queda enganchado con lo que va sucediendo y no puede parar de leer. Lo que debo rescatar, e independientemente de las críticas de algunos por la anticipación que se va haciendo del final a causa de las premoniciones, es que lo sobrenatural esta igualmente inmerso dentro del libro, específicamente en el caso de Horace con la carpeta de Vader y los fantasmas que persiguen a Big J. En el primer caso, es una alusión directa a una voz del más allá. Y el segundo? Algunos sostienen que son alucinaciones por la falta de oxígeno, pero creo que no. Simplemente porque Junior agrega elementos que Big J. no conocía de la relación con sus "amigas", de modo que evidentemente si estaba siendo perseguido por esos espectros. En cuanto al final, realmente me parece notable la manera en que se desarrolla y como termina. Concretamente, y he ahí el terror más profundo, queda en el aire el concepto de que, claramente, no somos nada en el universo y que, probablemente, estemos inmersos en un juego de niños. En fin, eso es a lo que a mi juicio apunta este desenlace. Por ultimo, en cuanto a la fecha de desarrollo de los acontecimientos, en el libro hay una frase que se invoca para una nueva elección de Obama y es "Yes, we Still Can", es decir, "Si, aún podemos". Esto me lleva a pensar que puede ser la campaña para la segunda elección, que ya se produjo, cuyo mandato terminaría en diciembre de 2016, sin posibilidad de reelección. De modo que los eventos transcurren entre el 2012 y el 2016. Además, 31 de octubre es sábado y eso nos lleva al año 2015. Saludos a todos y reitero mis felicitaciones por el blog. Sigue así!!!! Un abrazo! Raúl

Calavera dijo...

Raúl, muchísimas gracias por tus comentarios sobre el blog. Me alegra mucho que hayas encontrado cosas de tu interés por estos lares. ;)

Saludos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...